Comunidad de Inversores y Emprendedores

Volver   Comunidad de Inversores y Emprendedores > Alfabetización para Empresores® > Aprendiendo de los que saben
Olvidó su clave o Usuario? Registrarse!

Noticias

Aprendiendo de los que saben Entrevistas, Biografías, Notas y Artículos sobre Empresores destacados

 
 
LinkBack Herramientas de Tema Modos de Exhibición
Old 08-09-2008, 12:13   #1 (permalink)
 
Registrado: 24-06-2007
Mensajes: 196
Gracias otorgadas: 1,361
Agradecido 449 veces en 85 Mensajes
Aristóteles Onassis: De lavaplatos en Argentina a "El griego de ORO".

ARISTOTELES ONASSIS

Aristóteles Sócrates Onassis, fue el hombre más rico del mundo durante varias décadas del pasado siglo. De él se decía que su paquete de acciones era de tal magnitud, que si hubiese decidido vender todos sus títulos de golpe a finales de los años cincuenta, se hubiera tambaleado el índice Dow Jones.

Onassis, empresario y armador, nació el 15 de enero de 1906 en Esmirna -hoy Izmir- (Turquía). Hijo de Socrates y Penélope Onassis, su padre era un rico comerciante de tabaco, cuya familia había vivido en la ciudad de Esmirna durante muchas generaciones. Las hostilidades entre turcos y griegos obligan a emigrar a su familia.

A los 23 años, su padre lo envía a Buenos Aires con unos dólares en el bolsillo y algunas cartas de recomendación para unos griegos, ocupados en la importación de tabaco.
En sus humildes orígenes, rentaba un cuartito en una pensión de la calle Corrientes, Argentina, a pocos metros del obelisco, y soñaba con hacer fortuna como importador de tabaco. Onassis siempre tuvo una máxima: la ambición. Llegó a Argentina en 1923, y realizó diversos empleos.

Comenzó a trabajar a los 17 años en un restaurante como lavaplatos, le pagaban muy poco, pero tenía un empleo y ganaba algunos pesos. Su pensamiento estaba en escalar posiciones y tratar de multiplicar los ingresos; fue por eso que renunció como lavaplatos en el restaurante y pasó a ser cocinero del ferrocarril.
Después de trabajar como cocinero, pasó a ser peón de albañil y buscó un nuevo empleo, para ello presentó la solicitud en la Unión Telefónica y unos días después lo llamaron para entrar como electricista. Trabajó en la Compañía de Teléfonos del Rio de la Plata. Después de un tiempo, un compañero le comentó que se podían filtrar las conversaciones de los pasadores de apuestas. Esta noticia caló hondo en el pensamiento de “Ari” que lo adaptó a una nueva forma de ganar dinero. Inmediatamente pidió ser transferido al turno de noche.

Así empezó con el “espionaje telefónico”. Una noche escuchó una conversación en inglés en la que dos financieros hablaban de la repercusión que produciría en la Bolsa de Comercio de Buenos Aires la compra por parte de un grupo de Estados Unidos del más importante negocio frigorífico de la Argentina.
Al día siguiente, Aristóteles, se conectó con un corredor de Bolsa, le dijo que comprara 2.500 acciones. La sorpresa del corredor se manifestó, cuando liquidó las acciones en sólo 48 horas y a tres veces el valor de compra. El comisionista le preguntó a Onassis dónde había sacado la información, pero este se negó a decirla.

Este primer negocio le dio unos 7.000 dólares - mucho dinero para ese entonces- y luego decidió invertirlo en un nuevo negocio que fue la importación de tabaco desde su tierra natal. A pesar de la ganancia obtenida, no dejó su trabajo como telefonista.
Con el dinero invertido y varios dólares que le quedaban alquiló un hermoso departamento de la avenida Alvear, se compró ropa y comenzó una nueva vida de empresario.
Sus primeras operaciones fueron de importación de tabaco turco y griego, tarea que conocía muy bien por su padre. Utilizó los contactos de la familia en este sector, y en dos años aumentó la proporción de tabaco balcánico fumado en Argentina en un 35 por ciento.

Arrancó su fortuna en Buenos Aires con el tabaco griego, que disfrutaba en Buenos Aires de cierta reputación. Incluso se lo consideraba entre los de mejor calidad, pero sólo lo conocían unos pocos, debido a problemas en la importación.
Existía un mercado "insatisfecho", y era allí donde Onassis encontraría su primera oportunidad como empresario. Escribió a su padre y se presentó a sí mismo como el introductor ideal del tabaco griego en la Argentina. Tenía los contactos, conocía el negocio, disponía de capital. El padre suspiró complacido por descubrir que Ari hubiera sentado cabeza, y despachó el primer embarque.

Los primeros pasos fueron decepcionantes . Onassis distribuyó muestras entre varios fabricantes menores de cigarrillos, pero no pasó nada. Sin desanirmarse planeó una nueva estrategia, recurriendo a sus dotes de relacionista público. Buscó el contacto apropiado que lo llevara al despacho de Juan Gaona, Director propietario de Piccardo una importante tabacalera del país.

Desplegando su astucia de vendedor Onassis convenció al acaudalado empresario que incluyera tabaco griego en la mezcla de sus cigarrillos. Incluso esbozó ante Gaona algunas ideas publicitarias para el lanzamiento de las nuevas marcas.
Gaona, que además de conocer su negocio era un buen catador de hombres, percibió que ese joven griego tenía algo especial, que auguruba un excelente futuro. Onassis obtuvo su primera orden de compra por U$S 10.000 dólares, para entonces una cifra fabulosa (un auto 0 km. costaba 2.000 dólares).
Este filón fue el comienzo de su gran fortuna. El segundo pedido subió a U$S 50.000 y, alentados por el éxito alcanzado por Piccardo con los cigarrillos con mezcla de tabaco griego, otras firmas se sumaron.

Los barcos que traían el tabaco no volvían a Europa vacíos, sino que llevaban pieles, granos y lana. Esta empresa le sirvió de experiencia en lo que habría de ser su gran negocio: el transporte marítimo. A los 28 años se convirtió ya en un armador.

La situación de este joven inmigrante griego había cambiado. Se codeaba con la alta sociedad porteña, concurría a todas las reuniones que los poderosos realizaban, y por supuesto no podía faltar al Jockey Club, lugar de encuentro de los ricos y famosos de aquellos tiempos.
Un día se encontró con Nicolás Mihanovich, un magnate naviero que marcaría definitivamente el rumbo a “Ari”. Con este poderoso empresario comenzó su nueva empresa, que lo llevaría a incrementar su fortuna en forma desmedida.
Así, Onassis comenzó a incursionar en un nuevo rubro: el naviero. Buenos Aires era una ciudad en donde se habían intensificado notablemente los fletes marítimos y el ojo clínico de “Ari” captó el negocio.
Su amigo Mihanovich le vendió por 20.000 dólares una flota de buques, pero a Onassis no le fue del todo bien. Una tormenta que azotó el puerto de Montevideo hundió a varias de sus naves. Tal vez con otra visión, Aristóteles Onassis, decidió vender todos sus negocios en Argentina y se trasladó a Gran Bretaña.

Su gran negocio lo hizo en los años treinta, en plena depresión. Compró a un precio bajísimo una pequeña flota de barcos canadienses que estaban parados, pero que pronto empezarían a navegar de nuevo.

Sus negocios tuvieron tanto éxito que en 1936 estaba en condiciones de construir su primer petrolero, y antes de comenzar la Segunda Guerra Mundial había construido dos más en sus propios astilleros.
En la II Guerra Mundial, las bombas alemanas destruyeron buena parte de su flota, pero las compañías de seguros le pagaron por ellos mucho más de lo que costaban. Esto le valió el apodo de "El Griego de Oro", con el que, desde entonces, sería conocido.

De él se decía que su paquete de acciones era de tal magnitud, que si hubiese decidido vender todos sus títulos de golpe a finales de los años cincuenta, se hubiera tambaleado el índice Dow Jones.

Cuando hubo aumentado su flota petrolera comprando tanques estadounidenses sobrantes de la guerra, Onassis empezó a construir balleneros. Fletó el "Challenger" y no respetó las aguas jurisdiccionales de Perú y Chile, por lo que fue expulsado de ellas.

Un seguro sobre esta contingencia le proporcionó más dinero del que hubiera conseguido pescando ballenas. Repitió la operación en aguas de Noruega, obteniendo fabulosas indemnizaciones.


Después de la Guerra, Onassis estaba convencido de que el futuro de los buques petroleros estaba en unidades grandes.

Así, en 1946 compró 20 buques de 16 mil toneladas, llegando a poseer en 1975 una flota de más de 100 buques, diez de los cuales de gran carga, que totalizaba más de cien toneladas.

La operación comercial más grande del "Griego de Oro" la realizó el 20 de enero de 1954, cuando el armador firmó un contrato que prácticamente le concedía el monopolio del transporte del petróleo de Arabia Saudí.
Pero no sólo se dedicaba a esta actividad, sino que diversificaba sus inversiones, por ejemplo, era dueño de la compañía aérea griega Olympic Airways. Obtuvo luego una concesión del Principado de Mónaco para que pudieran operar las líneas aéreas griegas. Asímismo llegó a comprar el Casino de Montecarlo y sus servicios, y compró varios hoteles.

La táctica de Onassis consistía en fundar sociedades, hipotecar de inmediato sus bienes inmobiliarios y con el dinero conseguido fundar nuevas compañías.

El 15 de marzo de 1975 Aristoteles Onassis falleció en el Hospital Americano de la capital francesa, a causa de una infección broncopulmonar.

[u]Algunas frases anecdóticas:[/U]

- “Para lograr el éxito, mantenga un aspecto bronceado, viva en un edificio elegante, aunque sea en el sótano, déjese ver en los restaurantes de moda, aunque sólo se tome una copa, y si pide prestado, pida mucho.” Aristóteles Onassis

Un periodista le preguntó una vez: “¿Qué haría si perdiera, súbitamente, todo su dinero?” . Su respuesta:
-“Conseguiría un trabajo que me permitiera ahorrar, al menos 300 dolares. Entonces me compraría un traje caro y me iría a donde estuviesen los ricos”. Aristóteles Onassis

-“El secreto de un negocio es que sepas algo que nadie mas sabe.” Aristóteles Onassis

Cuando le preguntaban cuál era el secreto de su éxito el contestaba:
-“¿Ve usted esa silla de ahí?, Pues yo la vi primero” - Aristóteles Onassis

Ultima edición fue por agusting el 08-09-2008 a las 15:54.
agusting está  desconectado  
Los siguientes 7 Usuarios dicen Gracias a agusting por este util Mensaje:
andreskupervaser (01-10-2013), Damian1232 (29-09-2013), eduardl (31-03-2014), matias-barrera (12-07-2013), Matu19 (22-03-2014), pablotrentin (29-07-2013), Valeff (28-01-2014)
Sponsors

Old 08-09-2008, 23:22   #2 (permalink)
 
Registrado: 16-06-2007
Mensajes: 57
Gracias otorgadas: 0
Agradecido 0 veces en 0 Mensajes
Re: Aristóteles Onassis: De lavaplatos en Argentina a "El griego de ORO".

Un genio.
diecer50 está  desconectado  
Old 09-09-2008, 00:25   #3 (permalink)
 
Registrado: 09-09-2007
Mensajes: 20
Gracias otorgadas: 0
Agradecido 0 veces en 0 Mensajes
Re: Aristóteles Onassis: De lavaplatos en Argentina a "El griego de ORO".

Que bueno!!! ... gracias agusting por compartir esta historia con nosotros.

Saludos.
ElPato está  desconectado  
Old 09-09-2008, 01:33   #4 (permalink)
 
Registrado: 16-02-2008
Mensajes: 148
Gracias otorgadas: 10
Agradecido 8 veces en 1 Mensaje
Re: Aristóteles Onassis: De lavaplatos en Argentina a "El griego de ORO".

Excelente excelente, ya habia leido la historia de Aristoteles, pero me gusto mucho el post !!!

Muchas gracias por compartirlo.
LucasEscudero está  desconectado  
Old 09-09-2008, 09:21   #5 (permalink)
 
Registrado: 13-05-2008
Mensajes: 6
Gracias otorgadas: 1
Agradecido 0 veces en 0 Mensajes
Lightbulb Re: Aristóteles Onassis: De lavaplatos en Argentina a "El griego de ORO".

El ejemplo ideal.


Muy bueno!!!
Luigi está  desconectado  
Old 09-09-2008, 20:44   #6 (permalink)
 
Registrado: 24-06-2007
Mensajes: 196
Gracias otorgadas: 1,361
Agradecido 449 veces en 85 Mensajes
Re: Aristóteles Onassis: De lavaplatos en Argentina a "El griego de ORO".

Hola!,

me alegro que les haya gustado. Gracias por comentar!. A mi la vida de este tipo la verdad que siempré me interesó y me intrigó bastante. Fue un groso. En la compu de mi casa tengo una nota más extensa acerca de el. (esta es una mezcla de notas de internet y datos que hice yo) Así que cuando vuelva seguro la posteo por que ahora estoy de viaje por laburo.

Saludos!
agusting está  desconectado  
Old 12-09-2008, 02:13   #7 (permalink)
 
Registrado: 24-06-2007
Mensajes: 196
Gracias otorgadas: 1,361
Agradecido 449 veces en 85 Mensajes
Re: Aristóteles Onassis: De lavaplatos en Argentina a "El griego de ORO".

ARISTOTELES ONASSIS - UN CONTROVERTIDO ARMADOR ARGENTINO - 1

Este magistral articulo fué escrito por Aurelio González Climent, para Todo Es Historia, en 1987.

En el crepúsculo de un dia de invierno del año 1967, soltaba amarras en el puerto de Buenos Aires el buque tanque de bandera argentina "Albacara", perteneciente a la armadora Arisona. El barco habia obtenido de las autoridades argentinas el correspondiente "cese de bandera", lo que le permitió a Arisona venderlo en el exterior con destino a chatarra, luego de cumplir su vida útil. De esta melancolica manera, se ponia termino a la vinculacion estrictamente naviera de Aristoteles Onassis con su patria de adopcion. Se han cumplido, pues, exactamente veinte años (el articulo se escribió en 1987). Vale la pena bosquejar someramente la personalidad de aquel tormentoso y problematizado personaje, que en un momento dado se constituyó en el armador más importante de su época (1)De entrada, su primer contacto con la Argentina dio motivo a dos tergiversaciones relacionadas con su año de nacimiento y el lugar. La verdad no le convenía en ninguno de los dos casos. Y Onassis tuvo en la "conveniencia" una de sus constantes casi biológicas. Lo veremos enseguida.


Nació en Esmirna en 1906, una especie de enclave griego en Turquia. Su padre se dedicaba al negocio del tabaco. Cuando los Jóvenes Turcos promueven en su país un fuerte movimiento nacionalista, uno de los más dramáticos episodios fue cuando Esmirna resultó arrasada. El joven Onassis huye a Atenas, donde la vida es durísima. Recuerda que tiene algunos parientes lejanos en un lugar exótico de Sud America llamado Buenos Aires, y decide emigrar con sus escuálidos ahorros. Se embarca en el Transatlántico italiano "Tomaso di Savoia" en Nápoles.¡Quien le diría a aquel jovencito de 17 años, hacinado en las bodegas de aquel barco en las condiciones más precarias imaginables, que llegaría un momento en su vida en que se daria el gusto de poseer el yate personal más lujoso de todas las épocas, que vendria a aquel Mar Mediterraneo como principal escenario de sus faraónicas singladuras!.De lava platos a consulLlega Onassis a Buenos Aires en Setiembre de 1923 siendo Marcelo T.de Alvear el Presidente de la República. Estamos en la postguerra, lo que da lugar a una nueva avalancha de inmigrantes que se dirigen a la Argentina. El muchacho llega prácticamente indocumentado. Debe formalizar su situación en la Policía Federal. Y es en ese momento en que luego de darse cuenta que los "turcos" eran considerados como gente de bajo nivel, como los "rusos", da como lugar de nacimiento a Salónica (Grecia). Y para que no lo consideren como menor de edad se declara mayor. iVaya uno a pedir un certificado de nacimiento a Esmirna!

Se instala en una pensión situada en Corrientes y Pueyrredón. De inmediato comienza a hacer prolongadas recorridas por el puerto procurando que algún barco (preferentemente griego) lo tomara de tripulante. No hay caso. El negocio naviero está en uno de sus momentos de crisis. Trabaja entonces de lavaplatos, pasa luego a una tintorería, después se convierte en sereno. Hasta que sus lejarios parientes griegos lo meten de electricista en la Unión Telefónica, para lo cual previamente adopta la ciudadanía argentina, que jamás abandonará y que utilizará segun su conveniencia. Comenzó a aprender castellano. Adicionalmente a su puesto de electricista, consigue en la misma Unión telefonica que lo pongan en el turno de la noche como operador, lo cual mejora apreciablemente sus ingresos, al punto que comienza a mandar dinero a sus parientes en Grecia. Con las conversaciones telefónicas que escucha como operador, empieza a hacer algunos negocios con aceite de lino y cueros. Le escribe al padre y lo entusiasma para que extienda a Buenos Aires el negocio del tabaco. Al mismo tiempo fué perfeccionando su inglés y su francés (dominaba el turco y el griego, desde luego) y hasta tomó lecciones de piano, aunque este desliz tan poco redituable le duró poco.

Simultáneamente con lo de la Union Telefónica (16 horas diarias de trabajo) y lo del tabaco, comenzó a vivir de doble "laburante" y de cultor de los bares mas distinguidos de la ciudad, bien empilchadito y engominado, en procura de conectarse para sus propositos. Por ahí se vincula con eI magnate rioplatense Alberto Dodero, que se convirtió para Onassis en una especie de paradigma, al que trataba de imitar hasta en sus gestos (2). Por razones comerciales, tambien trabó amistad con el fuerte tabacalero argentino Juan Gaona (dueño de la empresa Piccardo). De distribuidor de tabaco, se convirtió en fabricante de cigarrillos con sus propias marcas. AIlá por 1928 el negocio del tabaco con Grecia le representaba alrededor de 2 millones de dólares al año.Un día se entera que a raíz de la tirante situacion que mantenía con Bulgaria, el gobierno de Grecia habia establecido un recargo del mil por ciento a las importaciones de paises con los cuales Grecia no tuviera un convenio de comercio vigente. Y resultaba que no había tal convenio entre Argentina y Grecia, lo que representaba un serio peligro de que al implantarse tan desmesurado recargo a los envíos de cereales y otras cargas, la Argentina adoptara medidas de represalia, y entonces, adios el negocio del tabaco!. Onassis no vaciló un momento. Se embarcó con destino a Grecia, y se las arregló para que el recargo no rigiera en el caso Argentino.

Todo esto sucedia en 1929 momentos en que además de su ciudadania argentina y a raiz del Tratado de Lausana, tambien obtuvo la nacionalidad griega como refugiado del Asia Menor. La cosa es que dado el predicamento que Onassis había adquirido entre la Comunidad griega de la Argentina, el gobierno de Atenas lo nombra Cónsul General de Grecia en Buenos Aires. Desde su flamante puesto de Cónsul, debía intervenir en el despacho de los barcos griegos que retornaban a Europa desde el puerto de Buenos Aires, a veces tres o cuatro barcos diarios. Esto no hizo mas que reavivar su fervíente inclinación por el mar. Con eI tabaco ya habia amasado una pequeña fortuna, pero veia cómo sus paisanos griegos ganaban dinero en abundancia con el transporte, entre otras cosas, del tabaco que él recibia de Grecia. Decidió hacerse armador, aunque mas no fuera que para emular a su ídolo don Alberto Dodero.Armador bajo distintos pabellonesDado el estado del negocio naviero en esos momentos, nada floreciente (salvo para los griegos), pensó que lo mejor era comprar cargueros de segunda mano a precios bajisimos, mantenerlos inactivos en amarre, y recuperar el momento en que los fletes se entonaran para hacer capote. Comenzó por comprar en Bienos Aires el carguero "María Protopapas", de 7.000 toneladas de porte bruto (TPB), que estaba semilhundido en el Rio de la Plata, lo hizo reacondicionar, pero al poco tiempo este barco se perdió frente a Montevideo a raíz de una furiosa tempestad.

Comprobó luego que el mercado del Río de la Plata no ofrecía muchas posibilidades para lo que tenia pensado, y entonces se metió en el "Graff Zeppelin" para ver qué podía pescar en Europa. Su padre ya habia muerto. Visitó varios países, entre ellos Suecia, a raíz de una recomendación que en tal sentido le hizo un amigo de Buenos Aires, que lo contactó con los directivos del astillero Gotaverken. Pero Onassis lo que queria eran naves de segunda mano, donde pudiera poner al máximo de potencia su capacidad levantina de regatear los precios. Lo de mandar a construir quedaría para otro momento. Se va a Londres, y alli se conecta con colosos griegos de !a talla de Stavros Livanos (ya se verá el grado de vinculación que los unirá a fines de 1946), Andre Embiricos y Emanuel Kulunkundis(3). Llega a su conocimiento que el armador canadiense Canadian Steamship Company estaba atravesando graves apreturas financieras, al punto que tenia amarrados en el rio San Lorenzo diez cargueros, que iban de las 8.500 TPB a las 10.000 TPB, varios de la Primera Guerra Mundial y otros construidos en astilleros canadienses entre 1919 y1921. Los canadienses pretendían 30.000 dólares por barco, un precio bastante próximo al valor de chatarra vigente en Europa.Esto era justamente lo que Onassis queria que se le pusiera a tiro, barcos de segunda mano, a precios bajísimos, en manos de un armador financieramente apremiado!. Se va de inmediato al Canadá, acompañado por un maquinista griego.

Durante tres dias y bajo temperaturas de congelación, Onassis recorrió los diez barcos desdel as primeras horas del día hasta que no había más luz. Inspeccionó salas de máquinas y calderas, se arrastró sobre sus manos y rodillas a través de túneles de ejes y se metió en cuanto recoveco habia a bordo, no sin darse cuenta de la ansiedad con que lo miraban sus acompañantes canadienses. En el hotel, cada noche, volcaba en su cuaderno de anotaciones (esta será otra constante de su vida naviera, la célebre libretita con sus anotaciones en griego)cuanto había visto y hacía sus cálculos.Al término del tercer día de aquel "tour de force" en el puente de navegación del "Canadian Miller", abruptamente les largó de sopetón a los canadienses que habia decidido quedarse con seis de los barcos pero a 20.000 dólares cada uno. Asi comenzaron unas negociaciones bastante arduas, en las que Onassis se movia realmente a gusto. Los canadienses, por otra parte, cayeron en la cuenta de que no habia nadie más en muchos kilómetros a la redonda que se interesara por aquellos barcos, y comenzaron a aflojar por dos de ellos a 20.000 dólares. A poco hicieron lo propio con otros dos, y al final capitularon con los dos úItimos.

Onassis ya era armador.

Lo primero que hizo fue cambiarles el pabellón y los nombres a los dos primeros. La bandera que eligió fue la griega, y los nombres "Onassis Penélope" y "Onassis Sócrates", esto es, el nombre de sus padres. Luego de eso retorno a Buenos Aires, y procedió a instalar una oficina naviera a cuyo frente puso a su primo Nikolas Konialides. Y los barcos quedaron en Canadá, en sítuación de amarre, hasta que vinieran "fletes mejores". Acababa de hacer una inversion de 120.000 dólares, en la que no contó con la ayuda de nadie. EI tabaco le daba para acometer aquella aventura.Poco a poco los fletes, a partir de 1934, se van entonando y los barcos de Onassis comienzan a traficar entre Buenos Aires y Europa. Onassis se tragaba cuanta publicación habia en materia de fletes, cargas, precios de combustibles, seguros, tasas de arrendamiento de barcos etc. Lo que su memoria prodigiosa no alcanzaba a retener, pasaba a la célebre libretita en griego.Estando Onassis en Londres, le llega la noticia desde el puerto de Rotterdam que en uno de sus barcos, arribado de Buenos Aires con un parcial a descargar allí, y continuar luego hacia Copenhague para descargar el resto, un tripulante ha tenido un ataque de apendicitis, de resultas del cual hubo que llevarlo al hospital local, y el cónsul griego allí destacado no quiere despachar al barco si previamente no se substituye aquella baja con otro tripulante de nacionalidad griega. Onassis telefonea al cónsul del cual era amigo antiguo, y además colega en su profesión consular, para pedirle que tenga un poco más de flexibilidad. El otro se niega, pero Onassis insiste una vez y otra hasta que lo que arranca de su colega es la promesa de que de inmediato consultaría con sus superiores. Así lo hace, y resulta que sus superiores son tan inflexibles como el. Onassis recibe aquella negativa muy fastidiado. El asunto le puede representar un buen "pico", no solamente por la demora en la entrega del resto de la carga en Dinamarca, sino también porque le problematizaba el próximo viaje para el cual ya tenía los "fixtures" cerrados. Esa noche en Londres estuvo trabajando como un endemoniado, llamando por teléfono a varios puntosdel mundo, despertando a gente sin tener en cuenta el huso horario de la víctima. A la mañana siguiente voló a Rotterdam e invitó al puntilloso cónsul a tomar una copa a bordo de subarco.-"Amigo mio"- le dijo sobradoramente Onassis al cónsul, al tiempo que le entregaba un paquetito al momento de levantar su copa -está Ud. abordo de un barco panameño!''. El paquete contenia, cuidadosamente plegada, la bandera griega. No había dormido en 30 horas, "pero el placer de basurear a aquel burócrata valió la pena", le intimó a un amigo al contarle el episodio. La bandera griega ya no le "convenia". Panamá era un"pabellón de conveniencia" como mandan los cánones(4)El negocio de los buques tanques

Alla por 1936 se veía venir un crecimiento apreciable en la demanda de petróleo, no obstante que todavía el carbón seguia siendo la mayor fuente de energía del mundo. Onassis decidió que era cosa de meterse en el negocio de los buques tanques, que con el tiempo, sería la espina dorsal de su imperio naviero. Asimismo pensó que no era cosa de apenas poner en el mercado más buques tanques sino que éstos fueran de mayor tamaño, para abaratar el costo operativo. Normalmente, los buques tanques de la época no iban más allá de las 10.000 toneladas de porte bruto (TPB). Onassis quería, de entrada, aumentar esto en un 50%, es decir, llegar a 15.000 TPB. Visto ésto retrospectivamente, no cabe otra cosa que sonreir cuando se tiene presente que a fines de la década del 70 existían varios monstruos de más de 500.000 TPB, de los cuales varios de ellos, al promediar la década del 80, han sido desguazados por antieconómicos!. Onassis no se ha olvidado de aquel astillero sueco donde tan bien lo atendieron pocos años atrás, gracias a su amigo Gustav Sandstrom, residente en Buenos Aires. En el astillero Gotaverken, su director general, Ernest Heden, escucha lo que Onassis pretende: un petrolero de 15.000 TPB. Heden consideró factible la cosa, pero estimó que este barco saldría no menos de 800.000 dólares, cuando por ese precio podía construirle dos unidades de 9.000 TPB cada una. Onassis insistió en el barco grande.

Luego de arduas negociaciones llegaron a un acuerdo.Se firma el contrato en Gotemburgo .El precio quedó fijado en 800.000 dólares, de lo cual la cuarta parte se pagaría en tres cuotas durante la construcción, y el resto a diez años de plazo con un interés del 4,5% anual. El barco Ilevaría el nombre de "Ariston", y enarbolaria la bandera sueca.Ahora habia que conseguirle trabajo a este barco, para lo cual lo indicado era ir a los Estados Unidos. Sacó pasaje en el "Hindemburg" pero tuvo que cancelarlo. Fue el viaje que terminaría en tragedia en territorio norteamericano en 1937. Finalmente, consigue "chartear" el "Ariston" a la Tidewater, la empresa petrolera del ya legendario Paul Getty, para transportar crudo desde California a Japón. En junio de 1938, el "Ariston" fue botado y para fines de ese mismo año entraba en actividad (5). Alentado por el éxito de su negociación con la Tidewater, Onassis le rencarga a Gotaverken otros dos buques tanques algo mayores. Así como el "Ariston" le salió 160.000 libras el "Aristophanes" (que debia llevar bandera noruega) le costaría 165.000 libras y el "Buenos Aires" (que debía llevar bandera argentina) 170.000 libras.

Onassis hizo el viaje inaugural en el "Ariston" desde Suecia a San Francisco -Vía canal de Panamá- con algunos familiares y amigos personales. Las comodidades de a bordo eran verdaderamente deslumbrantes para la época, sobre todo para la tripulación.Y qué decir de la proverbial "ownerscabin", un departamento de Iujo instalado por todo lo alto...Las cosas caminaban para aquel vital greco-argentino. Con el "Ariston" ya trabajando para la Tidewater y las otras dos construcciones en marcha en Gotaverken, aparte de sus cargueros operando activamente, decidió retornar a Buenos Aires(6)

Guerra: la gran oportunidad
Estalla la segunda guerra mundial en 1939. La Argentina, por entonces, importaba millones de toneladas de crudo y derivados y la guerra la tomo con una flota propia de buques tanques insuficiente para las necesidades del momento. La mayor parte de la flota de YPF atendía necesidades de cabotaje entre puertos nacionales, lo mismo que las flotas bajo bandera argentina de las transnacionales ESSOy Shell.

San Jorge
YPF acababa de incorporar en 1938 su buque tanque "San Jorge", construido en Alemania (7). Bien está que la Compañía General de Combustibles poseía dos importantes unidades para traer petróleo y derivados al país, el "Juvenal" y el "Tacito". A su vez, Dodero contaba para el mismo efecto (fundamentalmente para la atención de los barcos de su flota) con el "Los Pozos" y el "Juncal", ademas de incorporar en plena guerra mundial a su flamante petrolero "Victoria", construido en los Estados Unidos, capacitado para llevar en sus viajes de ida semillas de oleaginosos. Lamentablemente, este barco, incorporado en 1941, fue torpedeado frente a las costas norleamericanas en 1942, y abandonado por su tripulación. El Coast Guard de los Estados Unidos, como el barco no se hundió, se apoderó de él y allí se quedó para siempre.

Con todo, en 1943, Dodero logra incorporar una vieja unidad italiana inmovilizada en Venezuela, se la trae a remolque desde alli en 1943, y aquí se la readaptará para la importación de crudos (8). Fué el "Quilmes". Por entonces, YPF tenía en su Gerencia de Navegación al hombre más experimentado del país en materia de buques tanques. Nos referimos al capitan de ultramar Luis M. Sáez Germain, con cuya amistad nos honramos hasta su muerte en 1972. Es muy probable que cuando Onassis decidió encargarle a Gotaverken la construcción del petrolero "Buenos Aires" y ponerle bandera argentina, ya hubiera establecido contacto con Sáez Germain, que siempre se declaró amigo de "aquel loco lindo" (la expresión es del propio Saez Germain).

Quilmes
¿Y qué sucedió? Pues que estando Onassis en el astillero Gotaverken con motivo de la botadura de su "Ariston", vió por allí cerca, en el puerto de Gotemburgo, un barco cuya historia no le era desconocida. Se trataba del ex carbonero de la Armada norteamericana "Ulysses". El barco estaba hecho una ruina. Quien s lo compró al gobierno norteamericano pagó por é1 150.000 dólares, y se Io Ilevó, a Suecía para adecentarlo. Pero al poco tiempo quiso "abrirse" de aquel mamarracho, y por lo menos, recuperar el dinero que le costó. Precisamente en esos momentos, Anders Jahre, el gran industrial ballenero noruego, deseaba colocar una flota ballenera bajo el pabellón de los Estados Unidos (en Europa ya se olia la guerra), lo cual, por ley, requería que los barcos fueran construidos en astilleros norteamericanos. Desde luego, Jahre no estaba dispuesto a pagar los precios monstruosos que estos astilleros cobraban. Y alli, al alcance de sus manos, en 1938 se le pone a tiro la solución de su problema. El "Ulysses" había sido construido en losEstados Unidos. No lo pensó dos veces. Entabla negociaciones con su arrepentido dueño, y como para que este no tuviera la menor vacilación, le pagó al Contado nada menos que 800.000 dólares. Es decir, hizo rico a quien solamente pretendía recuperar sus 150.000 dólares. Jahre hizo Ilevar el "Ulysses" hasta el astillero Gotaverken para ser convertido en buque-factoria, y en apenas tres meses, aquella birria quedo como nuevo. De inmediato se lo lIevó a los Estados Unidos, manteniendo siempre la bandera norteamericana. Jahre, que conocía y estimaba a Onassis, le reconoció una participación en el barco, en prenda de amistad. Dicho sea de paso, fue ésta la primera vinculación que Onassis tendría con la actividad ballenera, sin imaginar lo que el futuro le tenía reservado en este campo, como ser verá en su momento.


En Buenos Aires, Onassis está enterado de las penurias que la Argentina soportaba por insuficiencia de barcos para traer crudo y derivados. Por otra parte, el mundo no estaba francamente para exprdiciones balleneras. Y allí se encontraba el barco-factoría "Ulysses" inmovilizado en un puereto norteamericano. Se ouso en contacto con Luis Saez Germain, y en nombre de Jahre le ofreció en venta este barco aYPF. Después de todo, quien hacía aquel ofrecimiento era un ciudadano argentino. En aquellos dramaticos momentos. a Saez Germain le dijeron "envido" e instantáneamente contestó "quiero". Se entablan negociaciones, y finalmente YPF compra el "Ulises" en 1.950.000 dolares, lo que no hace más que subrayar los precios estratosféricos que regían por entonces. Y así se produjo en 1942 la incorporación del "San Blas", barco-factoria quie YPF Utilizaria para la importacón de petróleo (9) . Este barco había sido construído en los EstadosUnidos en 1915 y tenia 14.500 TPB.

Para autorizar la transferencia de bandera, la U.S. Maritime Commission impuso varias, tales como que YPF no podía vender el barco a nadie rnientras durara la guerrra sin la previa aprobación de la USMC; el"San Blas" debía ser dedicado al transporte de hidrocarburos entre paises americanos, y su incorporación no podria dar lugar a que se transfiriera a terceros ninguno de los buques-tanques de bandera argentina exisentes en esos momentos.
La incorporación del "San Blas" fué un importante refuerzo. Lastima que en 1944 un violento incendio en esa ratonera mortal que sigue siendo hoy en dia el puerto de Ia Plata, acabó con él. (10) Lo del "San Blas" no sería la única operación que Onassis haria conYPF durante la segunda guerra mundial, según lo veremos inmediatamente. Pero antes que nada, conviene recapitular que Onassis, de nacionalidad griega y argentina (mantuvo siempre su pasaporte argentino actualizado), ten{ia sus cargueros bajo bandera panameña, al buque tanque "Ariston" bajo bandera sueca y al petrolero "Aristophanes" bajo bandera noruega.
Este último, el astillero Gotaverken se lo había entregado en vísperas de setiembre de 1939. Y en esos precisos momentos se estaba terminando de construir el "Buenos Aires", de 17.000 TPB, que Ilevaría bandera argentina. En abril de 1940, los alemanes invaden Dinamarca y Noruega. Al poco tiempo, Alemania y Suecia firman un acuerdo según el cual se permitiria a los barcos bajo bandera sueca que estuvieran operando fuera del Mar Báltico, continuar con sus actividades, pero los que estuvieran en el Báltíco o en puertos y astilleros suecos, debían quedar alli míentras durara la guerra.
Y justo el "Ariston" estaba, al momento de fírmarse aquel acuerdo, en reparaciones en Gotaverken, y alli tuvo que quedarse. El "Aristophanes", arrendado a un armador noruego, y trabajando lejos de Europa, pudo Onassis, con habilidad y con amenazas, vendérselo a dicho armador. Y el "Buenos Aires" todavía estaba en construcción.
LIega el año 1942, y el "Buenos Aires" es terminado. Se dijo también que durante un tiempo, su casco en alistamiento fue cientificamente hundido por el propio astillero, en previsión de que los alemanes invadieran Suecia, de manera de poder ser reflotado sin inconvenientes una vez pasado el peligro.Y ahí tenemos a un ciudadano argentino, dueño de un barco argentino, terminado de construir en un astillero de Suecia, con un convenio firmado con Alemania que podia ser materia de "interpretaciones'', seguramente no para favorecerlo a Onassis.

Buenos Aires / San José
El hombre no lo pensó mucho. Le ofreció el barco en venta a YPF, que era como decir, al gobierno argentino, neutral y encima sospechado de tener más bien simpatías a favor de Alemania. "Una mancha más, que le hace al tigre", habran pensado en Buenos Aires, frente a aquella oportunidad que se le ofrecía de incorporar otro buque tanque, y encima nuevecito, reluciente. Sáez Germain y Onassis discuten el negocio, y se llega al acuerdo de fijar un precio de 3.700.000 dólares. A Onassis el barco no le Ilegó a costar un millón. Pero aquello que YPF se avenía a pagar era un "costo de oportunidad", como dicen los economistas modernos. Se estaba pagando algo más que un barco. Se estaba pagandola subsistencia económica de la Argentina. Y así fue como en 1944 YPF incorpora al "San Jose", y Onassis se desprende (haciendo una bonita diferencia) de su buque tanque argentino "Buenos Aires". De paso, YPF se enteró que allí mismo, en Gotaverken, habia un casi gemelo del "Buenos Aires", de propiedad de un armador noruego. Este buque tanque se llama-ba "Kim". No sabemos que intervención cupo a Onassis en este otro barco, lo cierto es que tambien en 1944 YPF lo compró y lo incorporó a su flota, momento en que toma el nombre de "San Antonio" (11)). YPF pagó por este barco aproximadamente lo mismo que por el "San José".

Kim / San Antonio
En aquellos momentos de la guerra, el negocio naviero permitia ganar dinero a espuertas por un par de vias: operar los barcos en tráficos que no estuvieran sujetos a la amenaza demasiado directa de los submarinos, o venderlos a precios fabulosos a otros armadores. Ya hemos visto que sin abandonar el primer aspecto (sus cargueros panameños continuaban trabajando, ahora entre el Río de la Plata y los puertos nortamericanos del Golfo de Mexico), Onassis también tocó lasegunda tecla con resultados que le representaban millones de dólares. Antes que lo del "San Blas" y lo del "San José", les vendó> en 1940 a armadores japoneses dos de sus cargueros, que fueron casi de inmediato reemplazados por otros dos que consiguió en Montevideo. Es mas; compró un tercer carguero en 350.000 dólares, que envió a Nueva York para que se lo adecentaran. Al navegar por el Caribe ya valia el doble, total que lo metió en un puerto del Estado de Florida y lo vendió inmediatamente en 700.000 dólares.
Esta actividad febril lo obliga a a viajar frecuentemente entre Buenos Aires y Nueva York. Volaba en los DC-3 de entonces, en que el viaje entre ambas ciudades tardaba una semana. Los aviones solo volaban de noche. Durante el dia, los pasajeros dormian en hoteles escalonados a lo largo de la ruta. En Buenos Aires, su circulo de amistades de alto vuelo había aumentado apreciablemente. Además de Alberto Dodero, trataba con frecuencia a los tabacaleros Juan Gauna y Arturo Passman, al banquero ErnestoTornquist etc. (12).
Aquella poderosa comunidad de armadores griegos que vivia en·Londres llega un momento que, a raiz de la guerra, se trasladó en bloque a Nueva York, donde comenzó a funcionar un Greek Shipowners New York Committee. Alli estaban los grandes nombres del Olimpo naviero griego, encabezados por la figura patriarcal de Stavros Livanos. Onassis los había conocido a casi todos en Londres, incluso al joven Stavros Niarchos, quien con el tiempo Ilegará a ser su concuñado, y con quien siempre mantuvo una rivalidad a muerte, que iba desde ver quién encargaba el buque tanque de mayor tonelaje hasta quien conseguía al mejor escriba, a tanto la Iínea, que relatara sus respectivas vidas. (13).
Pero los capitostes del mundo naviero griego recibieron a Onassis muy fríamente. Lo consideraban como un jovencito audaz, inescrupuloso, que no estaba a la altura de aquellos colosos para quienes todavía "había clases". ¿Cómo vincularse en Nueva York?. Pregunta esta que podia ser contestada con esta otra: ¿para qué estaba su mentor de Buenos Aires, don Alberto Dodero, con su nueva residencia a una hora de Manhattan? (14) Onassis también instala una lujosa residencia cerca de Nueva York, y ya de vez en cuando se dejan ver por allí a tomar una copa (y curiosear) Livanos, Embiricos, Niarchos. Este úItimo -también protagonista de una vida amorosa complicadísima- ya andaba gastando su segunda esposa.
Onassis hace un paréntesis y se va a Buenos Aires. Revalida su pasaporte Nº 701.014, dando como domicilio Reconquista 336. Ademas, liquida todo su negocio tabacalero. El ya estaba "en otra" sin lugar a dudas. De Buenos Aires se va a Los Angeles, y allí le compra a la Gulf Oil los buques tanques "Calirroye" y "Gulf Queen", y se los arrienda al gobierno norteamericano. Los barcos tienen como base operativa a San Pedro. Cuenta aIli con su mejor amigo, Costa Gratsos. En San Francisco conoce a Spyros Skouras, que había llegado a la presidencia de la 20th Century Fox, y que con el tiempo, como buen griego, Ilegará a ser presidente de la Prudential Line... que entró en convocatoria de acreedores en 1986.

Skouras era por entonces quien encabezaba el Fondo Griego de Ayuda por la Guerra. Skouras un día le hace un "pechazo" para el Fondo, y Onassis le tira Ia pelota afuera, diciendo que éI es un armador "panameño". Skouras le va a cobrar esta "piolada" a su debido tiempo. En 1942, Onassis le ofrece en venta al gobierno norteamericano los buques tanques de su propiedad "Calliroy" y "Antiope". Fue en noviembre de ese año que la embajada norteamericana en Buenos Aires envia a Washington un despacho diciendo tener información de que Onassis era de "ideas fascistas" y tenía reputación de violento e inescrupuloso. Esto puso de inmediato en guardia a J. Edgar Hoover y su FBI. Costa Gratsos le advierte que está siendo vigilado, Onassis hace su averiguacíon y se entera que quien habia estado motorizando la cosa en el FBI era Spyros Skouras, como retruco por la negativa de Onassis a contribuir al Fondo que presidia. También se entera que Niarchos habia estado "calentando el ambiente" encontra suya (15)
En 1943, Onassis conoció en casa de Stavros Livanos a una niña de 14 años, Tina, la hija menor del gran naviero. La hermana mayor se Ilamaba Eugenia. Las hermanitas terminarán por hacer que Onassis y Niarchos se conviertan en concuñados en 1947. Y ambos se echarán de suegro nada menos que a Livanos (16) Pero no precipitemos los acontecimientos.
Entre Nueva York y Buenos Aires
Faltan aún varios años para que Onassis incorpore a la marina mercante argentina dos cargueros "Liberty" y un buque tanque del tipo T-2. Es cosa de ver cuáles son los antecedentes de esta clase de barcos. EI fenomenal esfuerzo de guerra cumplido por los astilleros norteamericanos se tradujo, entre otras cosas, en la construcción de una serie de barcos auxiliares, susceptibles de ser utilizados - con pequeñas adaptaciones, en servicios comerciales al llegar la paz y la normalidad en los tráficos. Miles de unidades quedaron como sobrantes de guerra, una gran parte de ellas sin haber Ilegado siquiera a ser usadas, y todas muy modernas, cuando mas de cuatro años de vida. Ahí estaban los miles de cargueros "Victory", "Liberty" "CIMAVI", "LST", "Jeep", y los buques tanques T-2 (unos normales, por asi Ilamarlos, de 16.000 TPB, y otros, los "Missions", de casi 19.000 TPB, pero ambos de excelente velocidad) y otros barcos cisterna destinados al transporte de derivados livianos.
Termina la guerra mundial. Hay muchas marinas mercantes que han quedado devastadas. Otras que han tenido que soportar la amarga experiencia de no contar con barcos a tono con su cornercio exterior. Y una gran potencia con un excedente enorme de bodegas: los Estados Unidos. En 1946, el Congreso norteamericano dicta la "Ship Sales Act", autorizando la venta de determinados barcos a los armadores de los paises aliados, con cierta preferencia a favor de los armadores y ciudadanos norteamericanos. En otros tipos de barcos (tal el caso de Ios buques tanques T-2) la preferencia a favor de los norteamericanos era excluyente.

La Argentina, en general, y Dodero, en particular, aprovecharon cumplidamente aquella extraordinaria ocasión, y así se incorporaron al pabellón nacional numerosos buques de reciente construcción, y no de "pura chatarra", como maliciosamente se sigue diciendo y escribiendo (17). Conviene comenzar por un barco concreto, el carguero Liberty, de 10.800 TPB. Estos barcos eran puestos en venta por el gobierno de los Estados Unidos al precio de 550.000 dólares por unidad, pagaderos al contado. Pero si el gobierno del país del armador potencialmente comprador estaba dispuesto a garantizar la operación, entonces el barco podía ser adquirido pagando 125.000 dólares al contado, y el resto a siete años de plazo con el 3 % de interes anual y garantía hipotecaria sobre el mismo barco por el 75% del precio. Con esto fue que arrancó la"Ship Sales Act".
Entre aquellos "New York greeks" el asunto fue discutido ardorosamente. La mayoría de ellos opinó que aquellos barcos no convenian, pues habían sido construidos apenas para enfrentar el esfuerzo de la guerra. Onassis pensó todo lo contrario. Empezando por el hecho de que el se fue a inspeccionar varios "Liberty" a fondo, lo que lo Ilevó al convencimientode que eran barcos de mas calidad que cualquiera de los que les había quedado a la comunidad griega luego de terminada la guerra. Lo cierto es que Ilega a los Estados Unidos una misión del gobierno griego decidida a hacer una compra substancial de aquellos cargueros, pero al comprobar cuál era el estado de ánimo entre los armadores, bajó el diapasón a solamente 60 unidades. Onassis se indignó frente a aquella estrechez de miras. "Si de mi dependiera -sacó pecho- yo solicitaría varios centenares, aunque mas no sea que por las excepcionales condiciones de pago por barcos que son excelentes" Por otra parte, "solicitar" no queria decir "comprar" de inmediato. La compra estaría sujeta a una inspección por parte del armador a quien le fueran adjudicados barcos. Onassis siguió machaconamente en su campaña, con el resultado de que uno a uno de sus colegas griegos fueron ganados de su lado, al punto que los más recalcitrantes, ahora clamaban porque se les adjudicaran más unidades. Se entabló una lucha a brazo partido entre los miembros de aquella especialísima congregación. Ahora 100 barcos eran pocos, pero ese es el máximo que concedió el gobieino norteamericano.

A ia hora del reparto sucedió algo extraordinario. El gobierno griego dejó en manos de la Union of Greek Shipowners repartir los barcos entre sus integrantes, dentro de la cual quien roncaba más fuerte era el patriarcal Stavros Livanos. Onassis pidió, diez"Liberty", pero le respondieron que no habia ninguno disponible para él ¿Razones? La Union of Greek Shipowners solamente atendia a armadores griegos, y Onassis, que encima era ciudadano argentino, tenía sus barcos con pabellon de Panamá. Exactamente lo mismo sucedería cuando la Maritime Commission les ofreció a los griegos siete buques tanques del tipo T2. Onassis "puenteó" a los griegos de Nueva York, y solicitó directamente al gobierno griego los siete buques tanques. Nuevamente le dieron con un cantazo en los dientes, con la añagaza de lo de la bandera de Panama.

Onassis estaba que lo llevaban todos los demonios, pero rápidamente se rehizo. Fue cuando solicitió directarmente al gobierno norteamericano que le vendiera 16 "Liberty" con pago al contado, para lo cual consiguió un cierto respaldo financiero del National Citibank. pero claro está- muy alejado de las muníficas condiciones que obtuvieron sus colegas con aquella financiación del 75% a siete años. Por otra parte, a aquellos 16 "Liberty" les puso la bandera norteamericana. Tras cartón en esos momentos los astilleros norteamericanos estaban con poquísimo trabajo, lo que Ilevó a Onassis a proponer como cebo la construcción de cinco buques tanques de 28.000 TPB. Para ello, se aseguró la financiación de la Metropolitan Life Insurance Company y obtuvo una promesa de que los barcos tendrían asegurado trabajo por parte de la Socony Oil.

Aquella operación fue realmente histórica, por el enorme tamañ de los barcos, por el origen de la financiación y por tratarse de una exportacion de los astilleros norteamericanos para una empresa naviera panameña. Por entonces, Onassis vivía más tiempo en Nueva York que en Buenos Aires, y esto se acentuó cuando el 28 de Diciembre de 1946 se casó con Tina Livanos. Entre los regalos del viejo Stavros, éste pensó en pasarle a Tina dos "Liberty". Luego bajó a uno, y aún así, le dejó la hipoteca encima de 400.000 dólares (18). Luego de una rápida escapada a California, la parejita se fue a Buenos Aires, a pasar su luna de miel durante un par de meses. EI nidito de amor fue una "suite" en el Hotel Plaza (19).

Acabamos de despachar lo de los"Liberty" y ahora vamos por los T-2,por lo que ambos tipos de barcos tuvieron que ver entre Onassis y la marina mercante argentina.
Tina y Onassis retornan de Buenos Aires a Nueva York. La demanda de petróleo en el mundo venía aumentando sostenidamente, y de ahí aquel contrato para hacer construir los buques tanques de 28.000 TPB. Claro esta que la construcción Ilevaría su tiempo, y mientras tanto, alli estaban aquellos magnificos T-2 inmovilizados en diversos apostaderos de los EstadosUnidos, sin provecho para nadie. El gobierno norteamericano quería reservar estos barcos exclusivamente para armadores norteamericanos, al precio de1.500.000 dólares (los de 16.800 TPB) y de 1.750.000 dólares (los de 19.000 TPB, o sea, los "Missions"). Una verdadera ganga. Ari ya habia hecho una tentativa personal cuando, excepcionalmente, los Estados Unidos le ofrecieron siete T-2 a los armadores griegos, pero ya vimos que le dieron el esquinazo. Ahora hizo que su primo Constantine Konialides, como ciudadano uruguayo solicitara la venta de un T2

Esta solicitud fue rechazada por la Maritime Commission el 12 deSetiembre de 1947. Onassis hizo otro intento, en su carácter de griego residente en los Estados Unidos. No se quedó corto: pidió quie se le vendieran 50 buques tanques T-2, especulando con que le reconocieran siquiera media docena. La financiación, ya se veria. No hubo tu tía. Por otra parte, recrudecieron las investigaciones en torno a su persona (cada vez que se producía una solicitud de compra de barcos, las autoridades norteamericanas investigaban a fondo al solicitante. Recuerdese que tenia también al FBI tras sus talones. Por lo demás, cuando solicitó los 50, barcos T-2, la intención de Onassis era la de matricularlos bajo pabellón de conveniencia. Los "Liberty" por el momento, los tenia bajo pabellon norteamericano a costos operativos altísimos, pero que resultaban compensados con usura por el hecho de tener asegurado por bastante tiempo el transporte de carbón norteamericano a Europa al amparo del Plan Marshall. Con todo, el pabellón norteamericano era una verdadera pesadilla desde todo punto de vista (reglamentaciones, requisitos, impuestos, problemas gremiales, etc.).
Pero con aquello de los T-2, se desempolvaba el precedente establecido en el Merchant Marine Act de 1916, en el sentido de que los T-2, como regla general, solamente podian ser comprados por ciudadanos norteamericanos o por empresas controladas por norteamericanos. La "Ship Sales Act" de 1946, había suavizado Ias cosas, según se vio en su ligar, pero no para los T-2. Fué cuando a Onassis se le iluminó la Iamparita. ''Señores: lo que a mi no me interesa mucho es la propiedad del barco. Lo que me interesa es la operación", le anticipó a un grupo de abogados norteamericanos que contrató para que le estudiaran el asunto bajo ese nuevo enfoque. Uno de aquellos abogados se llamaba Herbert Brownell. Onassis tendría motivos en el futuro para jamás olvidarse de él.

Fue uno de los que más entusiasmo puso en solucionar el problema. En aquellos momentos, Kulukundis y Niarchos andaban en pasos semejantes. El concilio de letrados montó el esquema salvador. Lo que Onassis tenía quee hacer era crear una corporación en los Estados Unidos, poniendo a su frente a "palos blancos" norteamericanos "respetables", y quedándose él con una minoria del capital.

Dicho y hecho: se creó la empresa nor rteamericana United States Petroleum Carriers Inc. Ltd. con un capital autorizado de mil acciones, de las cuales 600 fueron tomadas por tres "respetables" ciudadanos nortéamericanos. Las otras 400 acciones quedaron sin emitir por el momento. EL 30 de Diciembre de 1947, la Maritime Commission aprobó la venta de cuatro buques tanques T-2 a la flamante empresa. Habia que pagar al contado, el 25% (400.000 dólares por barco). El resto se pagaría a 15 años de plazo con el 3% de interés anual y garantia hipotecaria sobre los mismos barcos. A todo esto, Onassis tenía una empresa panameña, Ariona SA, conjuntamente con sus primos Nico y Constantine Konialides. Fue Ariona quien compró las 400 acciones que habían quedado sin emitir inicialmente. Por cuerda separada, los tres norteamericanos supuestamente dueños de las 600 acciones que les daban la mayoría en Petroleum Carriers, se fueron vendiendo las acciones, hasta que las 600 quedaron en manos de uno solo de ellos. En los seis meses siguientes, Ariona le compró al testaferro norteamericano 90 acciones, con lo cual alcanzó al 49 % del capital.

Ya con los barcos en la mano cómo hacer para pagar el 25% inicial?. Muy sencillo: Ariona firma con la Petrolum Carrier un contrato de "time charter" por los cuatro barcos a diez años de plazo, a las tasas entonces imperantes en el mercado, con cuyo ingreso inicial se pagó el 25% y le quedaba asegurada a la empresa norteamericana un "cash flow" decente y una utilidad que, sin ser deslumbradora, era razonable. Al terminar el plazo de los diez años, el valor residual de los barcos pasaba a la Petroleum Carriers.Y Ariona pudo hacer frente al pago de aquel 25% inicial recurriendo a sus contactos financieros en los Estados Unidos. Y de esta forma Onassis, sin tener que esperar que los astilleros norteamericanos le entregaran sus monstruos de 28.000 TPB, se encuentra, al comenzar el crudo invierno de 1947, con cuatro T-2 en un mercado que se había ido abruptamente para arriba, y ganando dinero a cuatro carrillos. La cosa es más que meritoria si se tiene en cuenta que, finalmente, tuvo que ponerle la bandera norteamericana a los cuatro barcos (20).

Muchos años después de todos estos episodios, nos comentaba don Luis Sáez Germain que el gobierno norteamericano jamás atendió los pedidos de YPF para adquirir buques tanques T-2. Ahora se comprendera el motivo de aquella negativa. Con todo, YPF pudo, con el tiempo, adquirir un T-2 a un armador sudafricano, barco que recibio el nombre de "San Julián". Estuvo por incorporar otro, el "Gladys Möller", de bandera danesa, pero la operación se malogró a último momento. Con todo, YPF pudo acceder al "war surplus" norteamericano, y compraron los nafteros "San Clemente" y "San Sebastián", además de los cargueros "Caleta Córdoba" y "Caleta Olivia".

San Julian
Uno no se imagina a YPF haciendo todas aquellas piruetas y contorsiones a que Onassis se vió obligado para agenciarse sus T-2 (21).
Negocios y familia
Terminado por el momento (insistimos: "por el momento") aquél negocio de los T-2, Tina y Ari se van de vacaciones a Europa (22) A todo esto, Niarchos se había convertido en con-cuñado de Onassis al perpetrar su tercer casamiento, esta vez con Eugenia Livanos. La "pica" entre los dos seguia a todo trapo (23)· Radicado en Nueva York, Onassis mantuvo a Nico Konialides al frente de su oficina en Buenos Aires. Onassis daba como domicilio la Avenida Alvear 1668, y para entrar y salir de los Estados Unidos seguia presentando su pasaporte argentino.

· En 1948, Tina le da su primer hijo, Alexander, a quien bautizaron en la iglesia ortodoxa rusa de Nueva York.Y a poco Onassis tenía el bautizmo de otro "hijo" suyo, el primero de los cinco buques tanques de 28.000 TPR encargados al astillero norteamericano Bethlehem Steel. Su nombre: "Olympic Games" (24). Ya hemos anticipado que estos barcos no Ilevarían bandera norteamericana. Bastante tenia Onassis con aguantarse lo de los "Liberty" y lo de los "T-2". Y eso de construir mas barcos en los Estados Unidos, con precios que duplicaban los vigentes en el mercado internacional, tenía sus bemoles. Aquello hubo que hacerlo para poder agenciarse los cargueros "Liberty" y los T-2. Pero ya estaba buena la cosa.
Antes de que naciera su hija Christina a fines de 1950 (25) y como los costos de los astilleros norteamericanos seguian subiendo, Onassis se fue a explorar a Alemania Federal a ver como estaban allí las cosas.

Comenzó por Hamburgo, y lo que alli vió fue una ciudad semidestruída y unos astilleros hehos pedazos. Los astilleros de Bremen, a su vez, habían sido desmantelados por los soviéticos que arramblaron con cuanto equipo se les antojó. Onassis consideró que, dada la situación imperante, era cosa de aprovecharse de los alemanes. Sin embargo, esta malsana apetencia tropezaba con un freno. EI acuerdo de Postdam prohibía a los alemanes construir barcos de más de 15.000 TPB. Consultó a su gran amigo Costa Gratsos a ver qué se le ocurría. A los pocos días lo tiene a Gratsos en Hamburgo."Qué te parece, Ari, que nos metamos de nuevo en el negocio de las ballenas?, le preguntó su amigo, recordando aquellos pinitos que habían estado haciendo juntos años atrás en California, cuando Ari opinó que la actividad ballenera era "pura timba, pero en su forma más primaria".

"Y eso a qué viene, si los que yo quiero son buques tanques?", no pudo por menos que decir Ari. Gratsos, casi sin dejarle terminar la frase, atropelladamente, le largó la brillante idea que se le habia ocurrido. "Queremos buques tanques ¿no es cierto? Pero, claro está, tienen que ser de 20.000 TPB para arriba, por lo menos. Los aliados, ademas de prohibirle a los alemanes la construcción de barcos de más de 15.000 TPB, los han obligado a abandonar toda participación en la actividad ballenera. Ahora bien, el convenio de Postdam menciona "construcción", pero no dice nada de "reconversión"· ¿Por qué no tienos aprovechamos de esto, nos traemos uno de los T-2 y lo hacemos convertir aquí en barco-factoria de ballenas?. Cuando aquella restricción de las 15.000 TPB sea levantada, cosa que tendrá que suceder más bien pronto que tarde, estaremos inmejorablemente colocados en los astilleros alemanes como para exprimirlos y sacarles todas las ventajas habidas y por haber, a cambío de llenarlos de órdenes de construcción de buques tanques".

A Onassis aquello le pareció que ra genial. Y así fue que el T-2 de bandera norteamericana "Hernan F. Whiton" (que ya no alcanzaba a cubrir su "break even"), se convirtió en el estupendo buque factoría "Olympic Challenger"· ademas, compró 17 corbetas de guerra inglesas y canadienses para convertirlas en "catchers". A todos los vientos, Onassis pregonaba cómos posible que no haya griegos en la actividad ballenera?. Este es un negocio como cualquier otro". Con los alemanes interdictados para actuar en este campo y habiendo perdido los noruegos casi toda su flotaallenera durante la guerra (Noruega era el primer pais del mundo en la materia hasta 1939), la cosa pintaba muy prometedora. La conversión del citado FT-2 norteamericano en eI referido buque factoría, se hizo con la financiación de una empresa controlada por un ciudadano argentino (Onassis) y afiliada a la American Pacific Tankers Inc. de Nueva York (controlada por (Onassis), que transfirió el barco a una empresa de Panamá (de propiedad de Onassis), controlada a su vez por la empresa Olympic Whaling Company, de Montevideo (propiedad de Onassis y de sus dos primos Konialides). Téngase, por otra parte, en cuenta que ni Panamá ni Uruguay eran signatarios de la Convención de Washington de1946 que limitaba las capturas balleneras, para ecvitar la extincion de la especie.

Los "catchers" recibieromla bandera de Panamá lo mismo que el factoría. El capitán y la mayor parte de los tripulantes del "Olympic Challenger" eran alemanes, mientras que los de los "catchers" eran basícamente noruegos, encabezados por el harponero mas grande de todos los tiempos, Lars Andersen, procesado en su patria por "colaboracionista", y de donde pudo salir pagando una multa de 160.000 dólares, para pasar luego a radicarse en Buenos Aires. Aquí tomó la nacionalidad argentina.
Parece que Perón lo tuvo como "asesor ballenero", pero Onassis lo sedujo para que se fuera a trabajar con é1 (26)La actividad ballenera de Onassis comenzó siendo un éxíto rotundo. Y encima, el pálpito de Gratsos se hizo: El 2 de abril de 1951, los Aliados levantaron las restricciones que pesaban sobre los astilleros alemanes. Al poco tiempo, Onassis consiguio préstamos por 100 millones de dólares de sus contactos financieros, y con ello colocó en Alemania Federal órdenes de contrucción por 18 buques tanques un par de ellos de 45.000 TPB- y repartió el trabajo entre los astilleros de Hamburgo y de Kiel. En 1953 se botaba en Howaldtswerke de Hamburgo el "Tina Onassis", de 45.000 TPB, contratado por millones de dólares. Onassis era practicamente un héroe nacional para Alemania, cosa que incluso fue reconocida públicamente por el "viejo" Adenauer. El costo de los barcos encargados en Alemania Federal resultó por debajo de la mitad del de los astilleros norteamericanos (27)

" Pirata Ballenero''
A partir de aqui se le vienen encima a Onassis una serie de problemas, algunos como resaca de hechos anteriores, otros que los provocó por entonces el propio Ari, y "como no cabíamos en casa", se le metió en la cabeza -y lo consiguió- apoderarse de Montecarlo (28)·
Hagamos un somero recuento: problemazos cósmicos en· la actividad ballenera, el "hangover"de los buques tanques T-2, un insólito convenio con Arabia Saudita. Más pronto o más tarde, todo finalmente terminó mal, tirando rnás bien a "espantosamente mal".· Estábamos recién con la actividad ballenera. Mejor es rematar este asunto hasta el final, para ir despejando incógnitas. En los episodios que vamos a narrar, estarán simultaneamente involucrados varios países americanos. Veamos: Estados Unidos, Panamá, Peru y Uruguay. Y una remezón espasmódica que rozará tangencialmente a la Argentina.

Las expediciones del "Olympic Challenger"· venían siendo muy productivas, pero en 1954 parece que se habian entregado a la depredación rnás descarada en el Pacífico Sur, sin importarle la Convención Ballenera Internacional de 1946. Por otra parte, en la Conferencia sobre Explotación Y Conservación de los Recursos Marinos del Pacifico Sud, Perú (suya fue la iniciativa), Ecuador y Chile se pusieron de acuerdo para extender su jurisdicción marítima hasta 200 millas. Estados Unidos y Gran Bretaña, entre otros, protestaron enérgicamente contra aquella medida. A todo esto, Onassis había asegurado en el Lloyd's de Londres toda su flota ballenera, cubriendo todos los riesgos posibles hasta por un total de 5 millones de libras. Por su lado, la prensa peruana lo ponia a Onassis de vuelta y media ("pirata ballenero" era lo más suave).

El capitán del "Olympic Challenger" se dice que recibió instrucciones de Onassis de mantenerse fuera de las 200 millas. Panamá se siente ofendida, porque parece que Manuel Odría, Presidente de Peru, había manifestado que Onassis era muy vulnerable dado que el pabellón que sus barcos enarbolaban no era"respetable"· Onassis mantiene a su flota en "stand by", pero viendo que nada pasaba, dió órdenes para que siguieran en sus faenas como si tal cosa. Se entera el gobierno peruano y dispone que los barcos de la Armada intercepten y capturea a los intrusos. Las corbetas peruanas "Aguirre" y "Rodriguez" capturan a los "catchers" "Olympic Victory" y "Olympic Lightning'' y se los Ilevan al puerto de Paita. Al factoría "OlympicChallenger" (Onassis dijo que estaba afuera de las 200 millas, cosa que nunca se pudo comprobar porque su capitan se apresuró a tirar al mar toda la documentación de a bordo), amenazado por aviones y barcos, se le ordenó dirigirse a Paita, Ilevando a bordo dos inspectores panameños, que al llegar al puerto denunciaron el hecho al gobierno de Panamá. El buque tanque "Olympic Splendor", de 32.000 TPB, situado fuera de las 200 millas, a la espera que el barco factoría le transbordase el aceite de ballena procesado, fue bombardeado por aviones peruanos pero logró escapar hacia Panama.

Otros dos "catchers" cayeron tambien en poder de los barcos de guerra del Perú. El resto de los catchers salieron a toda maquina hacia Balboa. Total que los peruanos se apoderaron del barco-factoria y de cuatro "catchers", con 400 tripulantes que fueron a parar a variasa prisiones (29). La flota ballenera de Onassis tenia un valor de 15 millones de dólares. Los barcos de los que Perú se había apoderado (que incluian el barco factoría) representaban 10 millonrs de dólares.Y el seguro que había tomado en Londres contra todo riesgo (el Lloyd's se había quedado con el 90 % y cedio apenas el 10 % a otros mercados) era por 5 millones de libras.
Mientras tanto, el gobierno peruano constituyo en el puerto del Callao un tribunal naval para entender en elasunto. Luego de deliberar, analizar probanzas y escuchar alegarotos, el trbunal le impuso a Onassis una multa por 3 millones de dolares. Mientras este importe no fuera satisfecho, Ios barcos, quedarian en poder del Perú. Desde luego, Onassis tenía las espaldas biens cubiertas con su seguro, y era mejor para el Lloyd's liquidar pronto el asunto, porque si la cosa se demoraba mucho, se perdia el empalme con la temporada de la Antártida, Onassis podia hacerle al seguro un hijo macho en concepto de lucro cesante.

EI 13 de Diciembre de 1954, Onassis pagó los 3 millones de dolares, que inmediatamente le fueron reembolsados por el Lloyd's. Los fondos provinieron de Montevideo (cheque del Banco La Caja Obrera), que era donde tenia su sede social la empresa ballenera, segun vimos en su momento. EI almirante Tirado, Ministro de Marina del Perú, expresó, con Iógica satisfacción, que aquel pago significaba reconocer la soberanía peruana en las 200 millas.

Las vueltas que tiene la vida! Cuando el episodio peruano termino, recordaba Onassis que en la inmediata postguerra compró diez fragatas canadienses y se las ofreció a Grecia, con la única condición de que fueran convertidas en barcos de pasajeros para servicios en el Mar Egeo. Onassis se quejo de que su gesto no fue apreciaod por su patria nativa, por lo que las fragatas(sin el armamento) fueron vendidas a particulares, salvo una que Onassis retuvo y que en 1954 seria convertida en el astillero Howaldtswerke deHamburgo en el fabuloso yate personal "Christina", al que el mismísimo Faruk calificó como "la última palabra de la opulencia". Con el tiempo, dos de aquellas fragatas fueron a parar a manos del Perú, que las armó y las convirtió en unidades de guerra con los nornbres de "Aguirre" y "Rodriguez", ¡justo los dos barcos peruanos que tuvieron un rol portagonico en la captura de los catchers!.

Concluido aquel problemazo que, segun vimos, complico simultáneamente a varios paises americanos, la Asociacion de Balleneros de Noruega divulgó un violento documento contra Onassis, acusándolo de violar descaradamente la Convención Ballenera Internacional de Washington. Aquel documento estaba fundado en toda la linea con fechas de las depredaciones, cantidades de ballenas cazadas fuera de las épocas establecidas en la Convencion, nombres concretos de personas invloucradas, etc. EI gobierno noruego apoyó totalmente la acusación y efectuó una fuerte protesta ante Panamá, con copia al entonces Secretario de Estado norteamericano John Foster Dulles.

Solamentte "informantes" embarcados en las expedicicones balleneras encabezadas por el "Olympic Challenger" podian haber alimentado la riqueza y precision informartiva del documento d elos balleneros noruegos. Y efectvamente, Onassis pudo comprobar que asi habia sido.
Fueron los arponeros noruegos - que se habían enriquecido con Onassis- los que "batieron la justa", un poco para paliar sus propias responsabilidades, y un mucho porque olieron que podían hacerse de unos dólares extra al vender su información. Y el "leader" de todo aquello fue Lars Andersen, que tenía trapitos adicionales que lavar. Onassis bramó de rabia, pero al mismo tiempo adivinó que la actividad ballenera no tenia futuro. Le encargó a Costa Gratsos que negociara la venta de todos los barcos, con el "OlympicChallenger" a la cabeza, a los balleneros japoneses, cosa que se logró tras durisimas tratativas. Onassis recuperó 8.500.000 dólares v abandonó el campo.

"Juan Peron"
Pues bien, ¿qué relación tuvo la Argentina en todo aquel episodio? Por entonces, la actividad ballenera argentina estaba en manos de la Compañía Argentina de Pesca SA, empresa que venia trabajando en el país desde comienzos del siglo XX. Esta empresaes la que había mandado a construir en Gran Bretaña el entonces barco-factoria más grande del mundo, el "Juan Perón" que se incorporo en 1952, y cuyo nombre fue impotente para parar la serie de problemas que le cayeron encima, al punto que, luego de una serie de peripecias, terminaría en manos de YPF.(30) Por lo demás, ya se vio antes que Lars Andersen. de tan turbio pasado, estaba en la Argentina, se hizo ciudadano argentino y se dice que era asesor personal de Perón en todo lo tocante a la explotación ballenera.
A principios de 1955, ésto es, después de terminado el episodio del Perú y del trompetazo internacional de los balleneros noruegos, antes de negociar con los japoneses (o a lo mejor al mismo tiempo), Onassis trató de venderle al gobierno argentino el "Olympic Challenger" y los "catchers", segun unos, o transferir toda la flota al pabellon argentino, según otros. Lo que fuera, a eso "se atribuye su reciente visita a Buenos Aires y su entrevista con Perón" (31) Desde luego, pegó en el poste. ¡Lo único que le hacía falta al país era otro barco factoría!

Ya vimos que finalmente Japón apencó con toda aquella funambulesca flota.
La conexión árabe
Vale la pena detenernos ahora en el explosivo escándalo protagonizado por Onassis en torno al proyecto decreación de una flota nacional de buques tanques en Arabia Saudita. También esta ola Ilegará a la Argentina (32)

Estamos en 1953. Onassis, con sus cargueros Liberty trabajando ya a media máquina, con una cantidad de buques tanques propios parados por falta de trabajo (el mercado de fletes del petróleo y derivados habia caído en uno de sus cíclicos "valles"), la flota ballenera defendiéndose aceptablemente, y ya con Montecarlo prácticamente en sus manos, sospechaba que las autoridades norteamericanas lo seguían con "marcación de cerca" a cuenta del episodio de losT-2 y que Hoover y su FBI lo tenian prontuariado. El gesto de su ofrecimiento cuando la guerra de Corea, lo más que había logrado era amortiguar o dilatar futuras consecuencias. Algo ayudaba también la construcción de los buques tanques de 28.000 TPB en astilleros norteaniericanos, pero aquello no tenía más espontaneidad que la resultante del "toma y saca" para hacerse de los cargueros Liberty, y además, Onassis se habia dedicado, por lo visto, a resucitar a la industria naval alemana (33).
Lo que más preocupaba inmediatarnente a Onassis era cómo reactivar sus buques tanques parados. Un día, estando en Paris, lo aborda un griego, de nombre Spyridon Catapodis, a quien conocía superficialmente, quien le dijo que estaba al tanto de su intención de vender algunos de sus petroleros amarrados e incluso algunos de los buques tanques en construcción.

Hablaron extensamente, pero nadie pudo enterarse a ciencia cierta de los términos exactos de aquella conversacion. Catapodis le llevaba un gran negocio, convencido de que a éI le corespondería una comisión suculenta.;En qué consistía el negocio? Pues nada más y nada menos que en crearle una flota petrolera a Arabia Saudita, el más grande exportador de petróleo del mundo. Catapodis habló con uni par de árabes del "jet set" y muy allegados al rey Saud. En noviembre de 1953, Carapodis le notificó a Onassis que el terreno estaba ya más que suficientmente preparado, y lo que se imponía era concretar el negocio lo antes posible.

El gran obstáculo se Ilamaba ARAMCO. Consistía la ARAMCO en un consorcio dominado por cuatro grandes empresas petroleras norteamericanas (Standard Oil of California, Mobil Oil, Exxon y Socony), que desde 1933 tenían un contrato con Arabia Saudita -con vencimiento en el año 2000- que les otorgaba una serie de ventajas en la compra del petróleo árabe en condiciones CIF, esto es, icluyendo el transporte maritimo del mismo, todo eso a cambio del pago de un "royalty". Onassis nunca habia podido penetrar en aquel coto de caza exclusivo con sus buques tanqes,lo que, en cambio, habia logrado su concuñado Niarchos, que participaba con varios barcos cedidos en charter" a aquellas caritarivas "hermanitas", como se las conocia y se las sigue conociendo-- a las referidas multinacionales petroleras.

A Onassis se le presentaba un arma para irrumpir en aquel "club exclusivo", y que le podía servir para "reventarlo" de paso a Niarchos, o`para negociar, finalmente, una participación honorable. Pero, por supuesto, el primer movimiento debia hacerse desplegando todos los cañones, como para meterle a la ARAMCO el resuello para adentro, y luego, si acaso,"compromisar". pero desde una posición fuerte, para armar debidamente todo el tinglado con Arabia Saudita. Onassis volvió a recurrir nuevamente a los servicios del "mago de la economía alemana" Hjalmar Schacht, ya purificado luego de salir de prisión en 1948. Al acercarse el final del año 1953, Schacht terminó el proyecto que, puesto en conocimiento de Onassis y de los jerarcas árabes, encontró la entusiasta conformidad de ambas partes. Tal es el origen del llamado Acuerdo de Jiddah,segun el cual, Onassis deberia aportar una flota de buques tanques por un total de 5-00.000 TPB, que constituiría el capital operativo de una nueva sociedad a fundarse, la Saudi Arabia Maritime Company (SAMCO), con sede En Jiddah, y a la que se eximia de todo impuesto. Todos los barcos Ilevarian la bandera de Arabia Saudita, y su oficialidad estaría formada mayormente por árabes egresados de una escuela profesional que Onassis se comprometía a poner en funcionamiento inmediatamente. La SAMCO gozaría de un derecho prioritario para el transporte de crudo árabe de exportación, con un mínimo garantizado del 10% del volumen anual de esas exportaciones, lo que en aquellos momentos equivalia nada menos que 4 millones de toneladas. Repárese que lo del 10 % era para "hacer boca".


El 18 de Enero de 1954, Tina y Ari llegan a Jiddah a bordo del flamante "Tina Onassis", con sus imponentes 45.030 TPB, como para que los árabes lo visualizaran y se fueran haciendo una idea de hasta qué extremos se podria Ilegar. El acuerdo de Jiddah fue firmado por ambas partes a las 48 horas, haciéndolo, en representación de Arabia Saudita, el sheik Suleiman. Pero no debía entrar en vigencia hasta tanto se obtuviera la ratificación final del rey Saud. Onassis pidió que, mientras tanto, el convenio fuera mantenido en secreto. Generosamente, Suleiman dejó en manos de Onassis elegir el momento y la forma de "bocinar" aquella bomba que no podia fallar. El secretísimo acuerdo o por lo menos, las lineas generales del mismo, llega a oídas de Niarchos, que, por supuesto, se alarma por lo que podria perjudicarlo, y más estando Onassis involucrado en él.


Niarchos contrata a Robert Aime Maheu, ex funcionario del FBI, y lo despacha a Washington para que prevenga a los norteamericanos y a sus empresas petroleras, y de paso enterarse de mas detalles del "fato". El ex FBI se mueve en Washington cumpliendo con usura lo que Niarchos le habia encargado, e incluso motorizó a la CIA, que ya por entonces comenzaba a aplicar la técnica del tero. En otros términos: la CIA hizo publicar "trascendidos" concretos sobre el Acuerdo en la prensa de Roma. La noticia es retransmitida a los Estados Unidos inmediatamente. El escándalo que se armó fue de "no veas". Las "hermanitas" integrantes de la ARAMCO pusieron el grito en el cielo. Niarchos hizo una protesta pública contra lo convenido en Jiddah. Richard Nixon, entonces Vicepresidente de los Estados Unidos, declaró que Onassis estaba minando la influencia norteamericana en Arabia Saudita (34)Tambien estaba echando "su cuarto a espadas" contra Onassis el todopoderoso Secretario de Estado, el piadosisimo y simpatiquisimo John Foster Dulles.

Como no podia ser de otra manera, a Onassis se le salia por los poros la indignación contra los Estados Unidos, aunque una vez más fue certero en detectar al causante de todo aquel Iío: el marido de la hermana de su mujer, como elípticamente se refería Sarmiento a Juárez Celman en relación a Julio Roca. ¿Quién otro podía ser sino Stavros Niarchos? Y mientra tanto, ahí seguian una cantidad de buques tanques en "laid up", que era lo que a Onassis le quitaba el sueño.En abril de 1954, Onassis retornó a Jiddah al ser citado por el rey Saud. Alli lo obligaron a aceptar algunas modificaciones al convenio original, entre ellas, una abiertamente dirigida contra Israel. Con lo cual, el 18 de mayo de 1954, el rey ratificó solemnemente el acuerdo, luego de lo cual tomó estado público en todo el mundo. Inmediatamente, el embajador norteamericano en Arabia Saudita le entregó al rey Saud un documento amenazador.

Onassis decidió largarse "ipso facto" hacia los Estados Unidos desde Jiddah, para demostrar que se estaban magnificando las cosas y que, al fin y al cabo, los árabes estaban decididos a tener su propia flota petrolera, de manera que si no lo hacían con él lo harian con cualquier otro. Y esto úItimo bien podría significar "contra él'· Lo que Onassis se cuidó de decir es que habia propuesto convenios semejantes a Kuwait, a Irán y a Irak, aunque no se los aceptaron. A todo esto, Foster Dulles, decididamente embanderado contra el acuerdo de Jiddah en general,y contra Onassis en particular, no las tenía todas consigo en cuanto a la vigencia del viejo contrato de la ARAMCO con Arabia Saudita, pero con todo, a través del embajador norteamericano en Arabia Saudita, volvió a amenazar al rey Saud, recordandole lo que le había pasado a Mossadegh en Iran unos años atrás (35) Onassis tenia aun que recibír en Alemania el gemelo del "Tina Onassis", que ya habia dejado de ser el buque tanque más grande del mundo, ya que Niarchos lo superó por un par de cientos de toneladas con su "World Beauty", de 45.200 TPB, construido en los Estados Unídos. Fue cuando Onassis obligó a Howaldtswerke de Hamburgo a que el segundo barco, ya en construcción muy adelantada, se les aumentara su porte bruto a 46.500 TPB, cosa que el astillero no tuvo más remedio que hacer, a pesar de las dificultades técnicas que suponia corregir ésto en un barco ya prácticamente termínado. Y cuando Ilegó el momento, para gran contrariedad de Tina (36) que esperába que el gemelo del barco que llevaba su nombre se llamaría "Alexander Onassis" (el nombre de su hijo), el nuevo monstruo fue bautizado, con agua traída de Arabia Saudita, con el nombre de "AI Malik Saud alAwal", que sería el buque insignia de la flota tanque árabe.

A todo esto, aquel Catapodis, desairado por Onassis en sus pretensiones de que se le pagara una buena comision como corredor del negocio con los arabes, empezó a esparcir a los cuatro vientos cuanta barbaridad se le ocurrió sobre Onassis, incluyendo la circulación de documentos que no dejaban de comprometer a Ari. Desde ese momento, Niarchos se sentia ya triunfante. Además, en Arabia muere el rey Saud, y su hijo, al asumir el trono, se anoticia, por la campana de Catapodis, que Onassis habia sobornado a varios altos funcionarios árabes, lo que lo Ilevó a pensar que !o mejor seria dejar todo aquel proyecto de lado, continuar con lo de la ARAMCO, seguir tranquilamente embolsando sus "royalties" y eliminar a los funcionarios corruptos.

A su turno, Onassis penso tambien que lo mejor sería olvidarse de aquello y tratar de llegar a algún entendimiento con la ARAMCO. Además, estaba el asunto de los T-2 nuevamente en danza, según veremos enseguida. Asi las cosas, la ARAMCO disminuye considerablemente el diapasón de su"bronca", a punto que una de sus intgrantes, Ia Socony Oil le toma a Onassis en arrendamiento nada menos que el "Al Malik Saud el Awal", y poco después hace otro tanto la British Petroleum. Que esta era, al fin de cuentas, la aspiración original del greco-argentino.

Veamos ahora cuáles fueron las repercusiones del "affaire", árabe en la Argentina. AI momento de comenzar este episodio, según se vió, Onassis tenia en amarre forzoso varios buques tanques. Al terminar el Iío, poco había cambiado la situación, saIvo alguno que otrc "fixture" que pudo enganchar con algunas de las grandes empresas petroleras. En otros términos; el problema de fondo subsistía. Por lo demas, las intentonas hechas por Onassis en otros países del Medio Oriente no habían cuajado.

Onasis se acuerda que es ciudadano argentino, como sucederia también con la flota ballenera. Además, al frente de YPF, esta ahora como Administrador General su amigo Luis Sáez Germain. Circulaban rumores de que Onassis habia ofrecido transferir bajo pabellón argentino nueve buques tanques. El ofrecimiento, hecho por intermedio de Barzacos, consistia en que los referidos petroleros serian dedicados al transporte de importaciones de crudo desde el Golfo Persico o desde el Caribe, con una capacidad de transporte, en este úItimo caso, de 10 millones de barriles al año. La oferta admitía tres variantes: a) si el gobierno argentino aceptaba pagar en libras esterlinas, se transportaría el petróleo al 48% del USMC; b) no siendo así, Onassis le arrendaría a YPF buques tanques por un total de 50.000 TPB, cobrando el 60% del precio del arrendamiento vigente en el mercado internacional; c) pago parte en libras esterlinas y parte en pesos argentinos, pero a condición de que con esto úItimo se realizaran inversiones en la Argentina.
Esto fue lo que apareció en el "New York Times". Onassis, desde París, desmintió en redondo esos "rumores sin fundamento". Mentía descaradamente. La cosa tomó estado publico por intermedio de la propia YPF poco tiempo después de la caída de Perón en setiembre de 1955. El nuevo administrador General deYPF era Alfredo Intzaugarat, situado a "años luz" de Sáez Germain en cuanto a capacidad empresaria y conocimiento del negocio petrolero.


El comunicado oficial de las nuevas autoridades de YPF expresaba que Onassis había propuesto la transferencia al pabellón argentino de "varios" buques tanques para el transporte de crudo de importación, a condición de que se le reconociera la exclusiva en este negocio. Gradualmente, estos barcos irían pasando en propiedad de YPF, a razón de una tonelada de capacidad de Bodega por cada 100 toneladas de crudo transportadas. Esto, al nivel de las importaciones de entonces, significaba cuatro buques tanques de 20.000 TBP por año. Onassis había dicho estar dispuesto a adquirir la empresa naviera estatal FANU (la que en su momento habia pertenecido a su admirado Alberto Dodero, que ya había fallecido) y el astillero del AFNE situado en Rio Santiago,aunque "tales operaciones -acotaba el comunicado oficial- cabria considerarlas como una cuestión complementaria destinada sobre todo a robustecer la parte medular de su propuesta, vale decir, la constitución de la flota petrolera". Continuaba diciendo el comunicado oficial que la propuesta de Onassis "fue estudiada por YPF" (Cual, el de Sáez Germain o el de Intzaugarat?), mereciendo "serias objeciones", Ilegándose a demostrar "en forma categórica" tanto desde el punto de vista de los intereses de YPF como del país, que no era conveniente, dado que el nivel de fletes fijado por Onassis era muy superior al que regia "en esos momentos" en el mercado internacional.


Por otra parte, Onassis estaba ofertando barcos ''de gran tonelaje y calado".También se señalaba en el comunicado que mientras se hallaba en trámite el expediente iniciado con la propuesta, Onassis se presentó a una licitación promovida por YPF por petróleo y bodega para el segundo semestre de 1955, desde el Golfo Pérsico al Río de la Plata. Onassis cotizó unicamente por flete: -52% USMC. Otra firma, cotizante alternativamente por petróleo y flete "ofreció un precio más bajo". Y en una licitación posterior (caido Perón?) sucedió exactamente lo mismo, por lo que Onassis resolvió hacer un ofrecimiento de venta de petróleo del Goifo Persico directamente a la Presidencia de la República, "desechando la oportunidad de ceñirsea los procedimientos usuales para esta clase de negocios que le brindaron las dos licitaciones referidas".
Ya se verá que Onassis no se dará por vencido, y pensara otra vía de accion. Solamente que el "timing" de la problemática petrolera argentina no lo favorecerá.


Conflicto judicial en USA
Y ahora, el tercer Iío mayúsculo en aquella simultaneidad de porrazos que Onassis tendrá que absorber, como vísperas, eso si, de su nuevo e ines -perado salto hacia adelante que acrencentara su fortuna de manera descomunal, segun se verá en su lugar. Recuerdese que oportunamente subrayamos el hecho de que la compra en los Estados Unidos de los buques tanques T2, luego del complicado tinglado que montó (y que era parecido al que otros griegos -entre ellos Niarchos- instrumentaron con el mismo propósito), solucionaba el asunto "por el momento". Porque estando en París en 1953 se entera que Niarchos estaba bajo la mira de las autoridades norteamericanas por "maniobras equivocas" destinadas a apoderarse de buques tanquesT-2, reservados a ciudadanos y empresas de los Estados Unidos.

Si judicialmente se llegaba a comprobar su culpabilidad, lo que le quedaba por delante era la prisión. Y por aquello de que 'cuando las barbas de tu vecino veas pelar, pon las tuyas a remojar", Onassis entró a alarmarse, porque "lo suyo" era prácticamente igual a lo de Niarchos. Al parecer, no les había bastado a los concuñados sus contratos de construcción de petroleros en astillero en astilleros norteamericanos, ni la compra de los cargueros Liberty, ni sus contactos financieros en los Estados Unidos, ni la personalidad de los testaferros a que recurrieron para "contornear" aquello de "ciudadanos norteamericanos", ni las seguridades que recibieron de los abogados que armaron todo aquel tinglado. En esta ocasion, Onassis no podrá acusar a Niarchos de ser el causante de esta nueva desventura. Los dos estaban metidos en el mismo bote. Mientras Onassis pasaba e! verano en el sud de Francia, no se había enterado de que aquel perro de presa de Hoover había emitido Ordenes secretas de detención contra Onassis, Nicolás Cokkinis, Robert L. Berenson, es decir, el "capo", su segundo griego en los Estados Unidos y el prominente "palo blanco" que se había quedado solo como mascarón de proa al frente de la U.S. Petroleum Carriers Inc, empresa en la cual recordemos que Onassis tenía formalmente la posesión y el control del 49% de su capital a través de su empresa panameña Ariona. Onassis y Cokkinis estaban fuera de los Estados Unidos, pero Hoover no quiso meterle mano por el momento a Berenson, para que no se le escaparan los otros dos "Palomos".

Hoover echo mano a otro expediente. Cada vez que un barco de Onassis (o de Niarchos y la compania) entraba a puerto norteamericano, las autoridades se apoderaban de él, le pegaban a bordo una cantidad de avisos oficiales y lo inmovilizaban, luego de haber completado sus operaciones de descarga. Por esta vía, las autoridades de los Estados Unidos llegaron a coleccionar una docena de barcos de Onassis. Tres cuartos de lo propio le acontecía a Niarchos. A todo esto, los abogados le recomendaban a Onassis y a Niarchos que ni se les ocurriera aparcer por los Estados Unidos. Despues de todo, aquellos T-2 de los que el gobierno norteamericano se estaba apoderando, ya habian cumplido con usura la mision que Onassis y Niarchos Ies habian asignado, o sea, ser verdaderas minas flotantes de oro. Y en 1953, Ios T-2 ya tenían a cuesta dos terceras partes de su vida útil cumplida. Prudentemente, Niarchos cumplió al pie de la letra los consejos de los abogados. En cambio, Onassis no pudo con el genio, y pese a todas las advertencias que le hicieron, se planta en Nueva York el 1 de febrero de 1954, exhibiendo al entrar su "pasaporte de conveniencia": el argentino.

Alli se entera de pe a pa de todo lo que se estaba cocinando en su contra, y además se notifica que desde ese mismo momento se lo considera técnicamente arrestado.Todo se basaba en un informe preparado por Thomas Stakem, de la U.S Maritime Commission. La acusación fundamental era que la US Petroleum Carriers Inc. y otras empresas navieras que Onassis había creado posteriormente en los Estados Unidos, habían sido fraudulentamente presentadas como norteamericanas para poder asi comprar los T-2, cuando la realidad era que esas empresas estaban bajo el férreo control de Onassis, aparentemente el accionista minoritario.Y cuando Onassis se enteró de que la acusación la estaba conduciendo el Fiscal General, Herbert Brownwell, su indignacion no tuvo limites. Pero si aquel era uno de los abogados que mejor lo habia asesorado cuando el montaje del tinglado para conseguir los T-2, y encima el mejor pagado por Ari por aquel brillantísimo trabajo! Onassis era noticia hacia rato en la prensa norteamericana y mundial.

No le costó mucho convocar a una reunión de "los muchachos", y alli se despachó a su gusto, comenzando por señalar que habia retornado voluntariamente a los Estados Unidos a conciencia pura de lo que le esperaba. Había estado domiciliado mucho tiempo en los Estados Unidos, ahí se habia casado, allí habian nacido sus hijos. Ayudó a dar trabajo a los astilleros norteamericanos en la inmediata posguerra y en momentos sumamente criticos para la industria naval del país. Cuando la guerra de Corea puso su flota a disposición de los Estados Unidos de manera incondicional, "oferta que creo no la hizo ningún otro armador" (qué costaba, de paso, meterle un puyaso a Niarchos?), y por la cual recibió un expresivo agradecimiento por parte de la Armada de los Estados Unidos. La US Petroleum Carriers era y fue creada como una empresa norteamericana, en la cual una empresa panameña suya tuvo una participación inicial del 40%, que aumentó hasta el 49% al comprar más acciones de los accionistas norteamericanos, cosa permitida por las leyes norteamericanas. Esa empresa y sus subsidiarias creadas posteriormente, obtuvieron apreciables ingresos y ganancias, cosa que benefició al fisco norteamericano. Es decir, una versión angelical "pro domo sua", en la que se mezclaban verdades, medias verdades y ocultaciones que lo pudieran perjudicar, pero que Stakem había puntualizado en su informe con un alto grado de aproximación.

Hecho lo cual, Onassis vuela a Washington para encarar su defensa. Al llegar allí, se materializa su arresto.Lo ponen en prisión junto con delincuentes comunes, le sacan impresiones digitales, lo fichan, lo "escrachan" para la posteridad. En pocas palabras, lo humillan por todos lados. Y a las 48 horas lo sueltan, previo pago de una fianza y la advertencia de que no podra abandonar el territorio del país hasta que se le autorice a hacerlo. Una vez libre, Onassis emitió un comunicado de prensa cuya parte medular decia que "el gobierno norteamericano aparece ahora reclamando contra lo que antes homologó como legal, y que incluso Ilegó a alentar". Habia quien pensaba que el "víacrucis" al que Onassis estaba siendo sometido en los Estados Unidos era una forma de castigo por lo del "affaire" de Arabia Saudita -que en esosmomentos estaba en su etapa más ríspida- pues las "hermanitas" integrantes de la ARAMCO le estaban dando con un fierro, trayendo en su contra argumentos como este poema: "El transporte de petróleo puede pasar a depender de un ciudadano argentino, pais que no siempre se ha mostrado muy cooperativo con el Oeste". En otras palabras; a Onassis se le reprochaba ser ciudadano argentino. El 23 de noviembre de 1954, estando en Nueva York, Onassis recibió copia de la demanda contra él por parte del Departamento de Justicia de los Estados Unidos, reclamando el pago de 20 millones de dólares, lo que según el citado Departamento, equivalía a las ganancias producidas hasta entonces por los 16 buques tanques T-2 que Onassis "ha adquirido ilegalmente", es decir, los cuatro barcos originales más los que se sumaron posteríormente al amparo del mismo tapujo original. En esos momentos, también estaba al rojo vivo el problema con el Perú a cuenta de la flota ballenera. Onassis siempre creyó que en todo aquello Washington y Lima estaban actuando concertadamente.


Por ahí, Onassis se entera que Niarchos, enfrentando a una demanda parecida, habia logrado pichulear lo suyo y transó en una cantidad mucho menor que la originalmente demanda, a condición de que, entre otras cosas, debia pasarle más órdenes de construcción a los famelicos astilleros norteamericanos. Desde luego, Niarchos movia sus fichas desde Europa. Además del FBI, la CIA, la Maritime Commission, Nixon, Foster Dulles, etc., Onassis habia tenido también la virtud de echarse encima al senador Mac Carthy, el temible "cazador de brujas", que lo acusó de mantener en trafico varios de sus barcos con China comunista. Encima, los Iíos con lo de Arabia Saudita y con la flota ballenera. Eran demasiados frentes abiertos todos al mismo tiempo. Niarchos había llegado a firmar con el gobierno norteamericano, Onassis no pudo por menos que exclamar: "No hay nada que hacer: es un genio!". Y se aprontó a seguir sus aguas. De lo de los 20 millones de dólares exigidos por el Departamento de Justicia, "ni hablar". Que le devuelvan los 12 obreros capturados en puertos norteamericanos y luego que le permitan transferirlos a otros pabellones, por lo cual estaria dispuesto a pagar 5.700.000 dólares y le pasaria órdenes de construcción nuevas a los astilleros norteamericanos, a pesar de la enormidad de sus precios. Tiras y aflojas, hasta que pareció que todo estaba arreglado. Pero el Departamento de Justicia,al poco tiempo, se echó atrás. Nuevas discusiones y negociaciones, hasta arreglar en 7 millones de dólares. Se le permitiría a Onassis transferir a otras banderas 14 de los 21 barcos que tenia bajo bandera norteamericana. Como compensación por esta franquicia, Onassis asumía el compromiso de hacer construir en astilleros de los Estados Unidos tres buques tanques por un total de 198.000 TPB, por un precio global de 60 millones de dólares. Nadie mejor que Onassis sabia que en los astilleros alemanes, aquel encargo le hubiera representado, cuando más, 30 millones. La diferencia era el costo de obtener la transferencia de la francamente inviable bandera norteamericana a sus queridos "pabellones de conveniencia".
Aunque algo podría desviarse hacia su patria de adopción. Quien sabe?. Si estos últimos años habian sido agitadisimos, el de 1956 seria no solamente complicado como el que más, si-no que al mismo tiempo estaba Ilamado a ser el del incremento fabuloso de sus ganancias, gracias a aquel estreñido mental que se la tenia jurada, y que respondia al nombre de John Foster Dulles.


Ese fue el año de su consolidación en Monte Carlo, el de la creación de su empresa aérea griega (38), el de la creación de su naviera Arisona en la Argentina, y asi sucesivamente. Comencemos por la Argentina. Onassis ya se había cansado de canalizar asuntos a través de YPF. Atras había quedado el tiempo en que le vendia buques tanques a la empresa petrolera estatal de su patria de adopción. La politica habia barrido con quien podía negociar con éI en esta empresa (Luis M. Sáez Germain). Había que ensayar nuevos rumbos.


Y así fue que apareció Arisona SA, que en 1956 comenzó por comprarle el carguero "Mogotes" a la naviera nacional Oceánica. Este barco habia tomado la bandera argentina en 1947. Se trataba de uno de aquellos sempiternos cargueros "Hogg Island" construídos en astilleros norteamericanos a fines de la primera guerra mundial y en su inmediata postguerra. Más adelante, Arisona SA le cambiará el nombre por el de "Antartida" (39) En 1957, Onassis compra en Buenos Aires otra naviera, llamada Reconquista SA, que contaba con un carguero que llevaba el mismo nombre de la empresa construído también en los Estados Unidos en 1949(. A este barco se le respeta el nombre. Retomaremos en su lugar el comentario de los sucesos acaecidos en la Argentina en torno a estas dos navieras de Onassis, y volvamos ahora a Europa.


En 1956, Onassis tenia en construcción en astilleros alemanes seis buques tanques de 65.000 TPB, y proyectaba encargar varios de mayor tamaño a Japón, cuyos precios cada vez eran más bajos. Dado el permanente crecimiento del tonelaje de los buques tanques, Onassis previó que Ilegaría el momento en que para estos monstruos les sería imposible utilizar el Canal de Suez, lo cual lo Ilevó a pensar en otra alternatíva que no fuera la enorme prolongación de los itinerarios via Cabo de Buena Esperanza, cosa que se Ilevaría Ios fletes muy arriba. Lo que se le ocurrió fue proyectar la instalación de un oleoducto desde Suez a PortSaid, esto es, dos terminales petroleros especializados, ubícados a ambos extremos del canal. Ello le permitiría a los "supertankers" de entonces operar en cada una de las puntas. La capacidad inical del oleoducto sería de 500.000 barriles diarios, con una inversión estimada en 35 millones de dólares. El oleoducto quedaria completado en un año de trabajo. Su operación correria por cuenta de una empresa egipcia, en cuyo capital Onassis participaría con el 40 %. Montado este plan, Onassis se fue a El Cairo para discutir el proyecto con Nasser y sus funcionarios. En principio, allí acogieron bien la idea, lo mismo que las empresas Petroleras transnacionales.


Pero.. ahí es donde entra en acción el Secretario de Estado norteamericano John Foster Dulles. Enterado de los coqueteos de los egipcios con la Unión Soviética, Foster Dulles resuelve abruptamente cancelar la ayuda norteamericana a Egipto para construir la enorme presa de Aswan. "De inmediato, los sovieticos tomaron su lugar y el plan de oleoducto propuesto por Onassis fue descartado. Pero, a cambio de esta frustración, !que regalo milagroso iba a recibir! Alli iba a tener, con generosa usura, la compensación de tener en esos momentos la mitad de su flota petrolera en "laid up", encima, fuertemente hipotecadas muchas de las unidades. Nada más que asomaron aquellas fintas entre Estados Unidos, Egipto y la Unión Soviética, que los fletes se dispararon cada vez más arriba. Y cuando Nasser decide finalmente la nacionalización del canal y estalla la guerra de Egipto contra Gran Bretaña, Francia e Israel, que Ilegó a la absoluta clausura de la hasta entonces vital vía de comunicación, ya se imaginara lo que sucedió.


Los buques tanques debieron prolongar monstruosamente sus itinerarios por la ruta del Cabo de Buena Esperanza, para lo cual Onassis, con sus petroleros de gran tamaño, estaba en condiciones que ni pintadas. La guerra estalló en octubre de 1956. El flete de 4 dólares por tonelada de crudo desde el Golfo Pérsico a Europa vía Canal Suez, se fue a 60 dólares via Cabo de Buena Esperanza. Onassis empezó a ganar dinero en una escala sin precedentes en su proteica vida.Hubo viajes de algunos de sus buques tanques de 45.000 TPB que le produjeron dos millones de dólares limpios de polvo y paja. Bien está que la guerra no duro mucho, pero el canal quedó bloqueado, de manera que se siguieron necesitando más y mas buques tanques. Es de suponer que Onassis debería tener en la cabecera de su cama un icono con la imagen de Foster Dulles y un par de velitas a los costados.
Con todo, su amigo Costa Gratsos le advirtió que aquello no podia durar indefinidamente, y que mejor era ir saliéndose un poco del "spot" y pasarse "al time charter" en la misma proporción. Pero Onassis quería seguir timbeando en el mercado a cortísimo plazo y estar siempre libre para aprovechar el próximo flete más alto. No obstante, sus funcionarios del "trust"que habia dejado creado en los Estados Unidos (41), seriamente inducidos por Gratsos, le cedieron en arrendamiento a 39 meses a la Exxon una docena de buques tanques. Cuando se enteró, Onassis los puso verdes, pero justo en esos momentos los fletes, al abrirse el canal de Suez en abril de 1957, comienzan a derrumbarse y terminan colocandose a un nivel semejante al que imperaba antes de los primeros nubarrones de la clausura del canal. Es decir que después de que FosterDulles lo hizo 100 millones de dólares mas rico, Onassis redondeó todo aquello con otro negoción, consistente en el "time charter" contratado con la Exxon a tasas altisimas que la citada petrolera norteamericana tuvo que bancarse duramente más de tres años, viendo impotente cómo los fletes bajaban y bajaban, y a ella, Onassis la tenia agarrada por el cuello, exprimiendola hasta que fueron venciendo los plazos de los "fixtures.


Ya estarnos en 1958, y otra vez "la pálida" en el sector de los buques tanques. Muchos de los armadores griegos, con gran cantidad de barcos amarrados y sus tripulantes desembarcados, le rebajaron los sueldos a la gente que aun seguía activa en los barcos sobrevivientes en un 20%. Frishauer dice que Onassis no recurrio a este extremo, mientras que Evans firma que lo hizo "como cualquier hijo de griego", no sin señalar, a modo de contraste, que las bacanales a bordo del yate "Christina" continuaban como si tal cosa. Sus barcos en "laid up", Onassis trató de concentrarlos en El Ferrol (España). Por entonces, el dirigente sindical inglés Sir Thomas Yates, lo acusó de estar reemplazando a tripulantes alemanes e italianos por griegos, y que lo mismo estaba haciendo Niarchos. No era verdad. Onassis solamente había recurrido a alemanes y noruegos en el caso de su flota ballenera. No siendo así, siempre utilizaba a tripulantes griegos - lo mismo hacía Niarchos- y si posible de las mismas islas en cada barco, de manera de asegurar un cohesionado espíritu de cuerpo. Llegara incluso un momento que hasta el capitán del "Christina" será griego, como lo era el resto de la tripulación (42).


Todavía hubo un "temblor cuatro" cuando anunció que se vería en la necesidad de cancelar la orden de construcción de tres buques tanques a favor de Bethlehem Steel que le sacaron con "forceps" con motivo del arreglo final del episodio de los T-2. El entonces titular de la Maritime Administration, Clarence Morse, había quedado con la sangre en el ojo a cuenta de aquéllo, de forma que cuando le llegan noticias sobre las siniestras insinuaciones de Onassis, lo invita a venir a discutir el punto en Washington. Allí se va Onassis no sin demostrar ael mundo el infinito fastidio que lo embargaba.
Una vez que lo tuvo por delante, aquel "clerigo cerbatana, largo sólo en el talle" que hubiera dicho Quevedo tambien de él, de nombre Clarence Morse, quiso apabullarlo a Onassis con que ·"te hago esto", "te rompo aquello" y toda la pirotecnia baratade buróctata encumbrado, Onassis ya iba preparado . "El arreflo me costó casi 8 millones de dólares. Yo no construyo ahora los barcos aqui, le entrego a la Maritime Administration 8 millones de dólares, nos damos un beso y nos decimos adios, ¿qué le parece? Morse le contestó que era muchísimo mas lo que había ganado con los T-2 conseguidos con tan malas artes. Onassis le replicó que todo aquello era un "caso cerrado" bajo siete Ilaves, y por lo demás, "lo que yo hice fue inteligente, y ustedes no pueden poner preso a nadie por ser inteligente: como dándole adicionalmente a entender a Morse que sólo con la cara que tenía estaba a salvo de por vida de entrar en ninguna carcel. Dueño de la situación, Onassis lo atropelló. Ya no era el doblr lo que salia la construcción naval norteamericana en relación al promedio de Europa: ya se estaba acercando al triple en relación al Japón, que ya en esos momentos encabezaba esta actividad en el mundo. Morse vió que Ilevado el asunto a la tremenda, llevaba las de perder, fue bajando el tono hasta convertirlo en un tonito, no creyó del caso darle la "falta" a Onassis por aquello de los 8 millones de dólares "y con una mueca de chantún vencido, dijo;es la vida!" Y Onassis no lo volvió a ver más.


Desde ese momento, sus visitas a los Estados Unidos se fueron haciendo cada vez mas espaciadas y más breves. Quien quisiera verlo tenía que ir a París o hacer que lo invitaran a algún faraónico crucero a bordo del "Christina" (43).


El multimillonario griego
A firies de 1958, Reconquista S.A.de Buenos Aires, era presidida por Juan Barzacos. Uno de sus directores, luego del manoseo indigno de que fue víctima por parte de los Robespierre de las comisiones investigadoras instaladas a la caida del segundo gobierno de Perón, era Luis M. Sáez Germain. Es posible que desde su lejano Olimpo, Onassis, acordándose de el, le tirara un cabo. Y otro de los directores era Basilio Ciosescu, que coincidentemente era también director de Arisona S.A., a cuyo frente como Presidente aparece por primera vez nada menos que "Aris" Onassis, así, confianzudamente: "Aris". Una curiosidad: en la Memoria de Arisona S.A. correspondiente al ejercicio cerrado el 31 de Diciembre de 1958, se lee el siguiente encabezamiento: "En nuestro caracter de representante de la firma armadora Olympic Maritime S.A. de Monte-carlo..."
Recuérdese que en esos momentos, el nivel de fletes de los buques tanques en el mercado internacional estaba por los suelos, y como sucede siempre, esto arrastraba por simpatia a los fletes de las cargas secas a granel. En todo el mundo sobran petroleros y cargueros Liberty, que por ese entonces, cumplían un rol protagónico en un sector (el de las cargas secas a granel) que no tardaria en ser ocupado por el barco especializado (el "bulkcarrier", granelero).


Es en 1958 cuando Onassis mete bajo bandera argentina uno de aquellos celeberrimos Liberty que tanto le costó conseguir en los Estados Unidos en la inmediata postguerra. Lo hace como aporte de capital a ArisonaS.A., valuándose aquel aporte en 400.000 dólares. Recuerdese que once años atrás, Onassis los habia comprado en 550.000 d0lares, y ya les había sacado un jugo impresionante, sobretodo con el transporte de carbón a Europa desde los Estados Unidos durante varios años seguídos. El barco recibió el nombre de "Alba" . Se mantenía en actividad el "Antartida". Ambosbarcos, conjuntamente con el "Reconquista", trabajaban en el tráfico entre puertos argentinos y puertos del Brasil y de Chile, al amparo de sendos convenios bilaterales de transporte marítImo.
Fue también en 1958 cuando Ilegaron a Buenos Aires versiones desde Francia, según las cuales Onassis estaba procurando transferir al pabellón argentino diez buques tanques T-2. Algo de esto tomó forma en Buenos Aires, cuando la radicación del "Al-ba". El gobierno de Frondizi promocionaba cuanta radicación de capital andaba por ahi. Y un dia apareció en los periódicos que Arisona SA. iba a recibir varios buques tanques y un carguero del tipo "Canadian" de 4.500TPB. En 1959, la cosa fue más concreta: Onassis proponía radicar en su empres argentina Arisona SA los siguientes buques tanques: "Olympic Ice" (construido en 1954, de 21.337 TPB); "Olympic Rock" (tambien de 1954 y 21.268 TPB); "Ariston", aquel recordado primer buque tanque que Onassis mandó construir en 1937 al astillero sueco Gotaverlken! (de 1938 y 15.360 TPB); "Olympic Mariner' '(T-2 construido en 1945, de 16.576 TPB) y "Olympic Mountain" (construído en 1953, de 21.454 TPB). Onassis debía ya saber que en la Argentina, el abastecimiento petrolero se estaba planteando sobre terminos muy diferentes a los de antes. Ya no era cosa de traer buques tanques para aseeurar el transporte de importación de 7 u 8 millones de toneladas de crudo y derivados. Ahora se estaba en la "Batalla del Petróleo", lanzada por Frondizi, y que venia produciendo resultados positivos en un tiempo sorprendentemente corto. Y eso no le convenia a Onassis en su propósito de reactivar los barcos que tenia parados. Considérese la enorme diferencia de distancias entre el Caribe o el Golfo Pérsico y la Argentina, por un lado, y entre la costa patagónica y el Río de la Plata, por el otro.


En 1960, Arisona SA. da de baja al "Antártida" e incorpora su segundo Liberty, que recibe el nombre de "Albino". "Aris" sigue en la presidencia de Arisona SA y asume asimismo la de Reconquista SA. Ya no figura Sáez Germain, que pasó a trabajar como asesor naviero de SOMISA, y en cambio se incorporan dos sobrinos de Onassis: Mario y Jorge Konialides. Reconquista SA. vende su carguero del mismo nombre e incorpora como aporte de capital el T-2 ''Albatros' .

Poco tiempo estarán bajo bandera argentina los dos Liberty. En 1962, tanto el "Alba" como el "Albino" son dados de baja, momento en que Arisona SA. incorpora, siempre como aporte de capital, el buque tanque "Albacara". En 1964, el "Albatros" es transferido al exterior. A Onassis le queda solamente el "Albacara" bajo banderargentina. Hasta que segun lo anticipamos en el primer párrafo de este trabajo, tambien esta ultima unidad abandonó el pabellón nacional, y como diria Agatha Christie, "and then were none".

Esto sucedió en 1967. Hace, pues, veinte años exactos desde que Onassis se desvinculó totalmente de la maria mercante argentina, aunque siguió manteniendo la ciudadania argentina. Pero la actividad naviera nacional era muy poquita cosa para aquel ciudadano argentino, cuya flota se medía por millones de toneladas, esto es, tres o cuatro veces más que el total del tonelaje bajo bandera argentina, incluyendo armadores estatales y privados. La nueva situación petrolera del país no podía ciertamente ayudarlo a paliar, siquiera parcialmente, su problema de inmovilizacibn de una cantidad de buques tanques loscuales, en gran parte, no se adaptan a los nuevos tráficos del país por razones de tonelaje y de calado.

El I5 de marzo de 1975, Aristóteles Sócrates Onassis murió en Paris. En la mesa de luz tenía un ejemplar del libro "Supership" que estaba leyendo en los úItimos días, una fotografia de sus hijos Alexander y Christina, un crucifijo y una calculadora de bolsilio. "La Biblia junto al calefón" versión griega? Vaya uno a saber (48). Argentina no lo Iloró. El tampoco hizo mucho por merecerlo.


------------------------------------------------------------------------------------------
Estatua de Onassis en su isla de Scorpios
1) Sobre Onassis, tanto desde el punto de vista estrictamente naviero como de su tumultuosa vida sentimental y sus choques políticos, se ha escrito a todo pasto en todo el mundo. Desde 1946 en adelante siempre fue noticia internacional hasta su muerte en 1975. Con todo, su vida ha sido condensada en dos libros básicos. Lo curioso es que ambos fueron encargados por el propio Onassis.
El primero es el del austriaco Wille Frischauer publicado en Nueva York en 1968 bajo el titulo "Onassis". El libro esta muy bien documentado pero evidentemente da una versión amablemente "rosa" del protagonista. que se dió el gusto de leerlo. El segundo se lo encargó Onassis al inglés Peter Evans pocos años antes de morir, pero recién ha aparecido en 1986 en Londres, con el título "Ari, the life and time of Aristoteles Socrates Onassis".

Este segundo libro está formidablemente documentado y sazonado con todos los ingredientes modernos de sexo, escándalo, intrigas y falta de escrúpulos, aunque también matizado con errores y juicios antojadizos.Obviamente, Onassis no Ilegó a leerlo.

2) Por entonces, con apenas 23 años de edad, fue cuando se lió sentimentalmente con la célebre cantante de ópera italiana Claudia Muzzio. que podia haber sido su madre. Aqui comienza a alto nivel su complicada vida amorosa. Según Evans, fue el propio Alberto Dodero quien le presentó a una bailarina rusa de la compañía de Anna Pavlova, por entonces triunfando en Buenos Aires. Agrega Evans que Dodero había hecho su fortuna con la compraventa de barcos mercantes, aprovechando los precios fabulosos que se pagaban en Europa durante la primera guerra mundial, lo que le permitió ir comprando acciones de Mihanovich. "Dodero agasajaba a sus amistades como un Creso, tenía el encanto de un actor, y generalmente se quedaba con todas las bolitas del juego. Para Onassis era un héroe. Aceptaba todas sus invitaciones".

3) En 1980, por intervención de un amigo griego común, de nombre Themístocles Vokos, el glorioso viejo Kulukundis tuvo la amabilidad de remitirnos un libro suyo, titulado "Shipsloved and painted" (Londres, 1977), con una amable dedicatoría que decía:"Al Dr. González Climent, distnguido historiador naviero y amante, como yo, de los barcos, sinceramente, Manuel E. Kulukundis, 4 de junio de 1980". Este libro es una verdadera joya. Figuran en él los barcos que el gran armador tuvo en su vida, con la historia de cada uno y un dibujo confeccionado por él mismo. Kulukunlis no se limitaba a operar los barcos, sino que también los amaba como personas, como lo prueban sus excelentes libros. Un genuino "ship lover", como dicen los ingleses. Kulukundís nació en la isla de Kassos en 1898. Era, por lo tanto, ocho años mayor que Onassis, a quien muy de pasada menciona en su libro.

4) Si los "pabellones de conveniencia" no alcanzaban, Onassis los creaba; o al menos ayudaba muchisimo a crearlos. Estamos a principios de 1947, con Onassis establecido en Nueva York, su nuevo centro operativo después de Buenos Aires. Uno de sus vecinos era Edward R. Stettinius, con quien alternaba frecuentemente. Un dia, el titular de la Secretaría de Estado, que consideraba a Onassis como un hombre inteligente e imaginativo, le pidióp un consejo acerca de qué hacer para ayudar a Liberia, país africano cuya instalación los Estados Unidos habian sido el artífice de su implantación. De regreso de la Conferencia deYalta, Stettinius había pasado por Monrovia yallí le plantearon la papeleta. La cosa ahora tenia su apuro. porque en esos momentos habia Ilegado a los Estados Unidos una delegación de Liberia. Onassis prometió a su amigo estudiar el asunto. A los pocos dias, organizó un almuerzo en su residencia de homenaje a los liberianos y con la asistencia de Stettinius. Alli, sin ningún preambuló, les largó a bocajarro: "Mi consejo es que Liberia emule a Panamá, ofreciendo facilidades a los armadores del mundo para matricular allí sus barcos. Desde luego ello requerira dictar una legislación especial, eximiendo a esos armadores del pago de impuestos. Además, las instituciones financieras norteamericanas deben ser persuadidas a aceptar la legislación liberiana en materia de hipoteca naval, en los mismos términos que lo hace Panamá. Y finalmente, lo que es más importante, las empresas petroleras deben ser inducidas a aceptar que buques tanques de bandera liberiana transporten su petróleo".
Aquel tinglado fue minuciosamente montado por los liberianos; mientras que Stettinius en los Estados Unidos conseguía que la Standar Oil de Nueva York aceptara el uso de buques tanques de pabellón liberiano, y Onassis obtenia de la Metropolitan Life Insurance Company la promesa de otorgar préstamos con la garantia de barcos bajo pabellón liberino. Luego, se acoplarian otras empresas petroleras, y ademas el Chemical y el Chase entre los bancos. El archirrival de·Onassis, el griego Stavros Niarchos (durante varios años coincidirían como reconciliados en las circunstancias que se veran en su momento) fue el primero que matriculó barcos en Liberia. Onassis lo siguió a poco, porque debebia haber pensado que, después de todo, le"convenía" no estar jugado exclusivamente a Panama. Mas valía que hubiera por lo menos un par de "pabellones de conveniencia", o "flags of convenience". (FOC).

5) Tanto Peter Evans como Willi Frischauer afirman que el "Ariston", con sus 15.000 TPB, era el buque tanque más grande del mundo. No era así. Desde 1928 estaba en actividad el buque tanque de bandera argentina "Juvenal". de más de 18.000 TPB, y que al momento de entrar en actividad era el más grande del mundo. Luego vendrian otros buques tanques que lo superarian, aunque por margen muy estrecho, hasta llegar el año 1937, en que aparece el petrolero francés "EmiIe Miguet", que superaba las 21.000 TPB.
6) Peter Evans no lo suelta a Alberto Dodero. Comenta que al regresar Onassis a Buenos Aires luego de aquel viaje triunfal, "Dodero continuó invitando a Ari -como lo Ilamaba- a todas sus fiestas y prolongados fines de semana en su residencia de los alrededores de Montevideo". No deja de traer a colacion a "las mujeres hermosas, para las cuales Dodero tenía un ojo de lince, hacia servir el mejor champagne y el mejor ' foi gras', aparte de truchas frescas traidas de Francia. Las fiestas de Dodero eran legendarias, y en ocasiones, los camareros, al despuntar el día, servían el desayuno. Aquella era una vida de la que Onassis gustaba inmensamente. Se dejo modelar un tanto por Dodero y hasta terminó imitándolo en la vestimenta"

7) "Nos refirió en una ocasión Luis Sáens Germain que, estando en Alemania comisionado por YPF con motivo de la construcción y recepción del "San Jorge" el astillero Deutsche Werft lo interesó en la compra de cuatro buques tanques mayores (eran de 13.500 TPB) que estaban siendo construídos en dicho astillero como "speculative orders" (barcos que el astillero se ponia a construir sin tener orden de ningún armador, como forma de mantener activo al establecimiento). No se requería tener una pituitaria muy sensible para poder darse cuenta del olor a chamusquina que reinaba en aquella Europa de 1938. Sáez Germain avisó urgentemente a Buenos Aires, recomendando de alma que se comprasen aquellos cuatro barcos. Pero desde aquí se le contestó que no había motivos para semejante "derroche" y que "Sáez Germain se estaba poniendo un poco histérico con eso de la supuesta guerra en Europa". Presidía YPF el Ing. Ricardo Silveyra... Una y otra vez insístió Sáez Germain, pero fue imposible torcer la decisión de Buenos Aires. Al año siguiente estalló la Segunda Guerra Mundial. Ya avanzado el conflicto una de las penurias más serias que el país soportó fue la aguda falta de combustibles. Escapa a toda imaginación lo que aquellos cuatro barcos hubieran podido representar para nuestra economia a lo largo de aquellos angustiosos años". Cfr. Aurelio y Anselmo González Climent, "Historia de la Marina Mercante Argentina", Tomo IV, pág. 283 (Buenos Aires, 1973).

8) Las caracteristicas técnicas de todos estos buques tanques argentinos pueden verse en las paginas de Histarmar.I

9) No sería la primera vez que YPF incorporaria a su flota un barco-factoria de ballenas. Recuérdese el caso del "Juan Perbn", construído en Gran Bretaña en 1952, y rebautizado "Cruz del Sur" cuando la Revolución de 1955.

10) Toda la historia del "San Blas", además de sus características, etan en las paginas web de Histarmar.

11) Habla mucho sobre las bondades de la construcción naval sueca el hecho de que YPF recién dio de baja al "San José" y al "San Antonio" en 1980. La historia y los datos técnicos de ambos barcos pueden verse en las paginas web de Histarmar.Se equivocan de medio a medio, tanto Evans como Trishauer al decir que, terminada la guerra, Onassis recuperó tanto al "Ariston" como al "Buenos Aires".

12) Acota Willi Frishauer que "de todos aquellos potentados, ninguno tan poderoso como Alberto Dodero, cuyos tentaculos alcanzaban a muchos sectores de la economía argentina... Onassis concurría a las fiestas organizadas por Dodero. tanto en su departamento de Buenos Aires como en su casa de Carrasco (Uruguay). En este úItimo caso, los invitados más selectos eran llevados en el avión particular de don Alberto".
Y más adelante: "Dodero tenia mucha amistad con Juan Perón.;. Su empresa naviera era la más poderosa del país... Dodero estaba pensando en venderla, o al menos en darle participación a otros en el capital. para lo cual tentó a Onassis y al traficante de armas austríaco Fritz Mandl... Dodero tuvo una reunión con ellos a bordo de uno de sus mejores barcos de pasajeros, navegando por el Río de la Plata. Tanto Onassis como Mandl se interesaron en adquirir una parte substancial de acciones... Todo esto Ilevó años de conversaciones. Finalmente, Onassis se abrió, por temor a que Perón estatizara la empresa. En esto se equivocó en el momento, pues ello se produjo mucho más tarde, precisamente en 1949"

13) Para esto, Niarchos se agenció al periodista francés Victor Franco, que escribió el libro -"Niarchos, un conquérant des mers" (Paris, 1960) biografia edulcorada y descafeinada de este "otro que tal". Como otros armadores griegos de Nueva York, Niarchos se enriqueció con los seguros de sus barcos. Véase cómo funcionaba tan singular "curro": un mes antes de estallar la segunda guerra mundial, Niarchos compra en 15.000 libras el carguero "Malea", de bandera griega. Debe decirse que los armadores griegos se especializaban en conseguir siempre los precios mas bajos del mercado, pero cuando querian asegurar esos mismos barcos, las compañías de seguro se los valorizaban enormemente para cobrar así mayores primas que las compensara de los riesgos que corrian con toda aquella chatarra navegante. Pero con lo que no contaron las compañias de seguro es con las acechanzas de la guerra. A Niarchos le obligan a asegurar el "Malea" en 150.000 libras.Y resulta que a los pocos meses, un avión aleman se lo hunde. "iPlim, Caja!". De inmediato compra el carguero griego "Olympia". Se produce el mismo jueguito del precio bajo (ya no tan bajo a raíz del estallido de la guerra, pero bajo al fin) y la compañia de seguro venga a valorizarle "de prepo" el barco, que resulta hundido a poco.
Otra vez a pasar por caja, y ahora a comprar el carguero griego "Bayu", que cumple todo el ritual hasta su hundimiento por un submarino alemán, y así sucesivamente. Aquel rebusque forzado del seguro fue una mina de oro para los armadores griegos, ya que durante la guerra perdieron centenares de barcos. Debe señalarse que, por su parte, Onassis alardeaba no haber perdido uno solo de sus barcos, ni ningún tripulante.
Casi todos sus barcos estaban bajo bandera de Panamá y trabajaban exclusivamente en aguas americanas. No pasará mucho tiempo sin que esto del pabellón de Panamá le cueste un disgusto muy serio. Ya se verá en detalle.

14) En aquel entonces, Onassis tenia de compañera a una noruega con quien se había "involucrado" sentimentalmente con motivo de uno de sus viajes a Europa en la preguerra. Tiene instalada una casa elegante. Se enamora de Geraldine Spreckles pero ella lo rechaza. Para consolarse, se encuentra con Dodero en California, y alli "cultiva amistades" con gente del ambiente: Paulette Goddard, Simone Simon, GIoria Swanson, Verónica Lake.

15) Tambien se llegó a decir que Onassis era antisemita. En una oportunidad le preguntaron por qué había tantos armadores griegos "exiliados" en Londres y Nueva York, a lo que contestó que "Grecia es un país donde cuesta muchísimo ganar dinero. Por eso en Grecia no hay ningún judío". En otra oportunidad, y hablando de los judíos con un escritor que le estaba echando en cara sus manifestaciones, llega un momento en que Onassis lo encara: "iPero, vamos a ver, amigo!. Digame el nombre de algún armador judío de prestigio". A lo que su interlocutor le contestó: "Ahí está Ellerman" (alusión al gran naviero inglés). A lo que Onassis contesta: "Ellerman era medio judío; yo diria que era más bien alemán. Digame otro". El escritor piensa un poco, y como quien suelta una "boutade", dice: "Ahí lo tiene a Noé". Replica Onassis: "Eso ya es algo. Pero no se olvide que el tipo disfrutaba de un monopolio''. Lo que, por lo visto, no fue tenido en cuenta por el uno y por el otro, es que el más insigne armador alemán de todos los tiempos era judio. Nos referimos a Albert Ballin, de quien se ha escrito un libro maravilloso cuyo único ejemplar en Buenos Aires -según creemos- lo tiene un funcionario de la Secretaria de Marina Mercante. Su nombre es Roberto A. Delú.¿Y que decir del judío alemán Arnold Bernstein y su empresa de barcos de pasajeros?

16)Con las fortunas que ya manejaba, lejos estaban Onassis y Niarchos de estar pegando un braguetazo. Opina Evans: que "para Livanos, un archiconservador alejado de toda publicidad, Onassis y Niarchos no eran exactamente la clase de yernos que hubiera elegido en un mundo perfecto. Pero el solo pensar que de esta forma se juntarían tres de las flotas más poderosas del mundo, no dejaba de provocarle una satisfacción íntima".

17)Ver en detalle todo aquel vertiginoso proceso de desarrollo de la marina amercante nacional en Aurelio y Anselmo González Climent, "La Marina Mercante Argentina", op. cit. TomoIV.

18) El viejo Livanos -lo mismo le pasaría a Onassis con el tiempo- temia aquellas extremosidades. No le temblaba la mano para firmar cheques por millones de dólares para comprar barcos, pero cuando residía en Londres en el hotel Ritz y luego en el Plaza de Nueva York, a la tarde bajaba personalmente al puesto de la esquina para comprar el diario. No concebia que tuviera que pagarle al "botones" una propina equivalente al valor del periodico comprado. Conduciendo su propio automóvil, era capaz de pegar vueltas absurdas de kilómetros, con tal de no pagar peajes.Por ahi Onassis se entera de un citriolico comentario de alguien que dijo que, en realidad, Onassis no se casaba con una jovencita encantadora, sino con un suegro riquisimo. "A mí, Livanos no me eligió como yerno po mi bella cara'', cortó ásperamente Ari.

19) Al llegar a Buenos Aires, Alberto Dodero presentó a la pareja a Eva Perón. Onassis y don Alberto volvieron a converrsar sobre inversiones en el "holding" naviero Rio de la Plata Navegación. Según Evans, en aquella visita Evita lo promovió a Dodero por todo lo alto delante de Onassis y le agregó que la Argentina era un verdadero paraiso para hacer invérsiones seguras. Agrega Evans que mucho después Onassis le confidenciaría a un amigo que "si Mandl, don Alberto y yo nos hubieramos juntado, eso hubiera dado lugar a la creación de una empresa enorme. Pero quienn la controlaría? Y quién garantizaba que Perón no cayera en la tentación de poner sus manos sobre tan suculenta presa? EI riesgo era enorme''. Es materia de conjetura hasta qué punto esto es creíble. Onassis evitando riesgos por muy enormes que fueran? No estaba en su temperamento. Debe haber habido algo más.

20) Acota Frischauer: "Todo el mundo parecia encantado. Los funcionarios norteamericanos subrayaban lo bueno que era que el Tesoro de los Estados Unidos recuperara una par substancial de lo que invirtió en la construcción de estos barcos durante la guerra, que de no ser, se hubieran ido pudriendo en sus apostaderos; esos barcos estaban dando trabajo a tripuIantes norteamericanos, lo que venia muy bien para la gente desmovilizada que retornaba al pais; el contribuyente norteamericano ahorraba dinero, pues por el simple juego de la ley de la oferta y la demanda, al ponerse en actividad mas barcos, ello significaría menores fletes por transportar a Europa el petróleo al amparo del Plan Marshall".


21) Vease mas detalles em Aurelio y Anselmo Gonzalez Climent, "Hístoria de Ia Marina Mercante Argentina", op.cit. Tomo V, pág. 63.

22) En Montecarlo se encuentra el matrimonio con el infaltable Alberto Dodero que esta vez las oficiaba de escolta de Eva Perón en su recordada gira por varios paises europeos. Haciendo gala de una ponzoña escalofriante, Evans escribe que "Ari le confidenció a Dodero su inmenso interes en encontrarse con Evita en circunstancias menos formales. Aquello era una conversación entre dos viejos amigos, hombres de mundo... Don Alberto dijo que eso podía ser arreglado, pero previno a Ari que Eva se había propuesto fanáticamente capitalizar a la Fundación que llevaba su nombre y que la cosa le costaría una "donacion" de 10.000 dólares.
-Eva lo recibió a Ari poco más tarde en su villa de Santa Margherita, en la Riviera italiana... Ella cocinó personalmente una tortilla. Mucho después, Ari le comentó a su amigo Meyer que "aquella fue la tortilla más cara de mi vida... Aludiendo a la transferencia al Estado argentino de su emporio naviero en 1949, Dodero Ilegó a decir que "Perón me hizo a mí lo que yo le facilité a Onassis que le hiciera a Eva".
He aquí la versión de Frischauer: "Eva Perón lo recibió (a Onassis) en una atmósfera domestica, pues ella misma estaba preparando la comida, unos escalopes a la milanesa. Onassis le contaria después a un amigo: "cuando le dije a Evita lo que había disfrutado la cena, ella dijo que si asi era, lo menos que podía hacer era una donación a la Fundación. Le hice un cheque por 10.000 dólares. Fue el escalope más caro que comi en mi vida". Esto en su momento llegó a oídos de Perón. Un día aparece Onassis por Buenos Aires, va a verlo a Perón, quien lo invita a almorzar, advirtiéndole que "no tenga miedo, que esto no le va a costar otros 10.000 dólares''.

23)¿Qué Onassis se casaba con Tina Livanos? Niarchos se casaba con Eugenia Livanos. Que Onassis hacía construir el "Olympit Games" de 18.000 TPB?.Niarchos le replicaba con el "World Peace" de 18.000 TPB. ¿Qué Onassis recibía de un astillero norte americano su primer "monstruo" de 28.000 TPB?. Niarchos estaba recbiendo uno igual. iQué astillero aleman le entrega a Onassis el "Tina Onassis" de 45.000 TPB?. Niarchos recibe una unidad igual tamaño de un astillero norteamericano. Y asi siguieron en esta competencia desenfrenada hasta superar la barrera de las 100.000 TPB. Luego trasladarán la competencia al terreno de los yates personales, las islas exclusivas (Niarchos con Spetsopoula, Onassis con Skorpios), las biografías laudatorios por cargo, e incluso el vértigo de sus tempestuosas vidas pasionales. Eso sí.Niarchos con más clase, cosa que indignaba a Ari. En lo único que estuvieron de acuerdo fue cuando Niarchos decidió apoyarlo a Onassis cuando éste resuelve apoderarse de Montecarlo. Pero poco duró aquel inusitado entendimiento.
Aqui se impone un paradigmático "se non e vero, e ben trovato". Esto nos lo contó don Luis Sáez Germain. Resulta que en la febril alucinación de sus negocios. Onassis y Niarchos estaban permanentemente saltando de una parte a otra del mundo. Se acerca una Navidad, y el viejo Livanos les pide a los dos yernos que vengan a pasar la Nochebuena en su casa de Nueva Ypork, pues hace rato que no ve a Eugenia y a Tina. El viejo se pone pesado, insiste, y al final logra que los dos matrimonios vayan a Nueva York. Pasan así la Nochebuena, pero antes de terminar, Livanos les suplica que ya que tiene a sus dos hijas allí se queden tambien para el día de Navidad. Implora, llora y termina ablandándolos, a pesar de que tanto Onassis como Niarchos dijeron tener compromisos ineludibles para el 26, Llega el 26 y Onassis, dejando a Tina en Nueva York, vuela a las Bahamas donde tenía un importante negocío para sus buques tanques. Arribado allí al mediodía, y contactando a su potencial cliente, éste le dice que lo lamenta mucho, pero que el negocio ya fue cerrado. Onassis, rojo de rabia, bufa:"iEse debe haber sido el bastardo de Niarchos!". Su interlocutor, suavemente, lo saca de su error: "El señor Niarchos estuvo aquí a las 18 de la mañana, pero con quien firmé el contrato a las 9 fue con el señor Livanos!
En otra ocasión, nos hizo ver Sáez Germain que, pese a ser los barcos más asquerosamente sucios, Onassis pintaba de blanco no solamente la superestructura sino también los cascos de sus buques tanques, es decir, el color menos sufrido, el menos indicado. Un dia Saez Germain le pregunto a Onassis el motivo de aquella costosisima extravagancia, a lo que Ari le contestó:"Pintados de blanco, eso me facilita mucho, con un simple vistazo, ver si el barco está o no bíen mantenido".
Algo escribimos sobre Niarchos hace mas de un cuarto de siglo. Cfr. Aurelio González Climent, "Los dioses del Olimpo naviero: Stavros Niarchos": en la revista "Oleaje", Buenos Aires, Nros. 54/55 y 56/57(1960). Allí comentamos que a poco de estar los dos casados con las hijas de Livanos, hubo entre Onassis y Niarchos conversaciones para crear un "pool" naviero en común, pero esto no pasó de la etapa de la conversación. Aquellas dos fuertes individualidades eran muy desconfiadas, muy celosas, es decir, muy "mediterráneas". de esas que nacen "de Algeciras a Estambul", según la popular trova del español Juan Manuel Serrat.

24) A estar a lo que dice Peter Evans, comentando aquel encargo de los cinco buques tanques de 28.000 TPB al referido astillero norteamericano, le dijo a un amigo: "Cinco petroleros, y el uni-co momento en que eché mano a mis bolsillos fue para 'to scratch myballs". Quizás por un pasado de moda, sentido del decoro, nos resistimos a traducir esta ultima frase. A su habilidad para financiar los barcos que compraba o que mandaba a construir, Onassis la llamaba OPM (Other People's Money: Dinero de Otros). Y así como había firmado contratos para transportar carbón en cargueros "Liberty" que todavia no eran suyos, hizo asimismo negocios para transportar petróleo en buques tanques que ni siquiera estaban construidos, como era el caso del "Olympic Games" y sus cuatro gemelos. Las grandes empresas petroleras como la Mobil Oil, la Socony y la Texaco preferían firmar contratos de "time charter" a largos plazos con Onassis y Niarchos, y evitarse los dolores de cabeza de hacer construir y operar sus propios buques tanques, que debian forzosamente llevar bandera norteamericana, ser tripulados por norteamericanos y pagar impuestos al fisco norteamericano. Aquellos contratos que firmaban con los dos impetuosos griegos, equivalian a ponerles a éstos cheques al portador en las manos. Operando con bandera panameña o liberiana, con bajos costos operativos y sin pagar impuestos, Onassis y Niarchos hacían apreciables utilidades cuando el mercado de fletes subía, al punto que en aquellos momentos en que un barco les quedaba totalmente amortizado al vencer el contrato de arrendamiento por seis meses que los paraba.
Por entonces fue cuando la prensa comenzó a llamar a Onassis "el griegode oro", aunque el "establishment"de los armadores griegos afincados en Nueva York, siguió considerándolo "el advenedizo de Esmirna''. Humoreaba Onassis: "Incluso me acusan de que me tiño el cabello de negro para mis citas amorosas y me lo vuelvo a teñir de gris para reuniones de negocios."

25)Christina Onassis resultó una formidable émula de su padre en achaques de "problematizaciones sentimentales", para decirlo de manera cursi, aunque no dejó tampoco de mostrar su fibra para el ''shipping''.

26)Onassis hizo el siguiente "ldentikt"de Lars Andersen: "Es un bastardo rudo, desagradable e inescrupuloso, tal como yo, solamente que con un harpón". Antes de meterse con alma y vida en este negocio, Onassis consultó a su viejo amigo, el noruego Anders Jahre(recuérdese el negocio de la venta del "Ulysses" a YPF), quien lo puso en contacto con gente muy experimentada en la actividad ballenera de Alemania, con Ernst Glaeser a la cabeza. Tambien contó con el asesoramiento del célebre Hjalmar Schadt, luego de que éste cumpliera la condena que le impuso el Tribunal de Nuremberg como "criminal de guerra". En la pos-guerra, Schadt fue quien desarrolló la actividad ballenera alemana, haciendo hocicar hasta a la celeberrima Uniliver de Gran Bretaña. La conversión del T-2 en barco-factoría costó 4 millones de dólares, es decir, más del doble del precio originalmente pagado al gobierno norteamericano. El "Olympic Challenger" fue el primer barco-factoría en el mundo que utilizó helicópteros para detectar ballenas.
¿Así que Niarchos se había Ilevado una nutrida comitiva de amistades desde Europa a Estados Unidos para asistir a la botadura de uno de sus buques tanques?. El "Olympic Challenger" tenía excelentes comodidades a bordo, de manera que invitó a un grupo de amigos -también la Ilevó a Tina- a viajar a Lima (Perú) desde Paris, para embarcar en el barco factoría, fondeado en el puerto del Callao, para luego asistir a un "safari ballenero" en el Pacifico Sur.

27) Onassis tenia aún barcos en construcción en astilleros norteamericanos, su flota ballenera venía trabajando exitosamente y había firmado significativas órdenes de construcción en astilleros alemanes.
Poco antes, los norcoreanos cruzan el paralelo 38 y los Estados Unidos se ven involucrados en el conflicto. Varios meses más tarde, Onassis le mandó un telegrama al almirante William Callaghan, comandante del MSTS de los Estados Unidos, ofreciendo sus barcos y su organización para lo que gustara mandar. También se ofrecíó personalmente, detallando los idiomas que dominaba, aclarando que había nacido en Grecia pero que era ciudadano argentino, que había sido cónsul general de Grecia en Buenos Aires, que estaba casado con una súbdita inglesa y que tenía un hijo nacido en los Estados Unidos.
Niarchos tuvo que tascar el freno. Su concuñado había logrado un buen "coup d'effect". Cuando llegue a años mas adelante el conflicto del canal de Suez, Niarchos hará un ofrecimiento semejante "a las potencias occidentales".

28) De Buenos Aires a Nueva York, de aqui a París, y luego a Montecarlo. En aquella frivola cacería de ballenas con personalidades de alto copete, buena parte del tiempo Onassis se la pasaba en la estacíon de radio del "Olympic Challenger". La mayoría de las comunicaciones eran con París, donde había establecido la Olympic Maritime. Alli había dejado encargado que fueran comprando en Bolsa cuantas acciones se pusieran a tiro de la Societé des Bains de Mer et Cercle des Etrangers (Montecarlo), dueña del casino, del club de yates, del Hotel de París y de abundantes terrenos linderos. Onassis se había propuesto revitalizar Montecarlo, para lo cual contó inicialmente con cierto apoyo del príncipe Rainero. Montecarlo era el centro geografico ideal para todas sus actividades navieras, y allí Tina podría dar rienda suelta a sus veleidades mundanas de altísimo nivel. Además, no habia impuestos. Onassis terminó por asegurarse el control de Montecarlo y allí se instaló. En la bahía el "Christina", permanentemente empavesado, era un espectáculo feerico.

Ya hemos dicho que en esta ocasion, contó con el apoyo inicial de Niarchos, aunque parezca mentira. Pero como era previsible, terminaron a las patadas. Y terminaría también malamente con Rainero, a quien concluyo vendiendole en 9.500.000 dólares su participación.

29) Se dijo en ese entonces que, después de etodo, Onassis estaba pagando el precio de utilizar banderas de conveniencia. Si su barcos, por ejemplo, hubieran estado bajo pabellón norteamericano o británico, los peruanos se hubieran cuidado muy mucho de meterse con ellos. A esto, Onassis respondió que si sus barcos hubieran estado bajo alguno de aquellos dos pabellones, no hubiera tenido los fondos suficientes como para haber montado una flota ballenera, en lo cual algo de razon tenía. Pero, claro está, no hizo referencia alguna a lo de la Convención Ballenera Internacional de 1946.
Eli "Times" de Londres comentaba en esos momentos que pocos hombres como Onassis estaban en condiciones de exigir el cumplimiento de las normas internacionales, dado que era griego de nacimiento, argentino por adopción, con barcos tripulados por alemanes y noruegos, y enarbolando la bandera panameña. Onassis no estaba en condiciones de exigir nada, salvo que le pagaran en Londres el seguro correspondiente. Eso sí, nadie le quitaba el derecho al pataleo. Por ahi declaró: "Se ha dicho 200 millas. Muy bien; por que ni mil millas?. Si esto prevaleciera, Vancouver se convertiría de la noche a la mañana en una posesión soviética y los australianos pasarían a ser incas. Lo que ha hecho Perú es pura locura tropical".
30 EI'"Juan Perón", luego de la revolución de 1955, cambió su nombre por el de "Cruz del Sur". Tardaria aun bastante tiempo YPF en deshacerse de aquel "elefante blanco" Veanse detalles en el archivo del Instituto de Estutdios de la Marina Mercante Ibero-americana (IEMMI) y en Aurelio y Anelmo González Climent, "Historia de la Marina Mercante Argentina", boF· cit. Tomo VI. tc

31) "The Review of the River Plate", 1Buenos Aires, 22.4.55.

32) Un esbozo de todo esto figura en Aurelio González Climent, "El caso Onassis", en la revista "Marina",- octubre de 1954 P

33) Era tal la calentura que Onassis se habia agarrado con los astilleros aleanes que en un momento dado Ilegó a decirse que pensaba comprar alguno de ellos, o al menos hacer fuertes inversiones en el sector.

34) Nixon se sumó entusiastamente a la campaña contra Onassis, dado que ello podria representarle un mayor aporte financiero de las empresas petroleras afectadas por el Acuerdo de Jiddah, con vistas a la próxima campana electoral del Partido Republicano.

35) Se atribuye a Mossadegh haber dicho que "si yo hubiera tenido buques tanques propios, hubiera ganado !a partida con la nacionalización de la AngtloIranian Oil Company. Cometí el error de acometer la nacionalización del petróleo sin contar con los barcos para transportarlo".

36·) Por aquel entonces, Tina ya venía distanciándose de Onassis, cansada de todas sus infidelidades. Además, Onassis, fuerte bebedor de toda su vida, aumentó por entonces notablemente su "ingesta etilica", quizás como un escapismo pnr todos los "balurdos" que tenía que atender simultáneamente. A todo esto, el exhibicionismo rastacuerista a bordo del "Christina" seguía viento en popa. A bordo van desfilando celebridades de todos los calibres. Con una de ellas, el ya "gaga" Sir Winston Churchill, Onassis se puso francamente baboso, con tal de exhibirlo como conquista personal y prenda de respetabiiidad social.

37) Hay cosas increibles en la fantástica saga de estos colosos griegos. Hasta poco antes de nacer Niarchos, sus padres residían en los Estados Unidos, donde ya habian tenido una niña norteamericana. Pero cuando le tocó el el turno a Spyros, sus padres decidieron volver a Grecia para que la segunda criatura les naciera en la Madre Patria en 1907. Y asi fue. Cuando concluyó de arreglar f- nancieramente el lío de los T-2, Niarchos comentó "Si mis padres hubieran sido menos impacientes para retornar a Atenas, yo hubiera sido hoy ciudadano norteamericano. Y esto me hubiera permitido economizar los 12.600.000 dólares que me ha costado arreglar este asunto".
Cuando comenzó lo de los T-2, Niarchos recurrió prácticamente a los mismos abogados que utilizó Onassis.Hasta coincidieron en algunos de los testaferros de nacionalidad norteameicana que usaron para sus propósitos. Niarchos utilizó para estos equivocos menesteres a Edward Stettinius (terminaria suicidándose antes de que se iniciaran las investigaciones del caso en 1953) y a Joseph Casey, este último tambien al servicio de Onassis para los mismos propósitos. Cuando llegaron las deciaraciones ante los estrados judiciales, Casey. con voz temblorosa, dijo: "Yo soy apenas un desgraciado chivo emisario. Los verdaderos culpables son Niarchos y Onassis''.
A Niarchos, las autoridades norteamericanas le habían detenido 19 barcos en puertos del país. Su reacción fue inmediata: desde Londres, instruyo a su gente de Nueva York a que procedieran de inmediato a anular la orden de construcción de los tres petroleros de 45.000 TPB encargados a la Bethlehem Steel. "Esos barcos seran construídos en Gran Bretaña", amenazo. Con lo cual logro atraerse como aliados a los astilleros norteamericanos y a los poderosos sindicatos de la industria naval de los Estados Unidos, que comenzaron a moverse como fuerte arma de presión.
Ahí fue donde empezaron las negociaciones para llegar a alguna clase de arreglo. Y a eso se llegó. Niarchos pagaría una compensación al gobierno norteamericano de 4.000.000 dólares. Los Estados Unidos le restituirian los barcos de los que se habian apoderado, y le permitirian transferirlos a otros pabellones mediante el pago de 8,6 millones de dólares. Niarchos tomaba el compromiso de hacer construir en los Estados Unidos un petrolero de 46.500 TPB y dos de 32.650 TPB, para cuya explotación se asociaria en un pie de igualdad con el gobierno norteamericano. En suma: un verdadero tratado de potencia a potencia- Pueden verse más detalles en el libro de Victor Franco,op. cit., pag. 48 y siguientes.

38) En 1956, asume como primer ministro Constantino Karamanlis en el gobierno de Grecia, pais que estaba pasando serias apreturas y que necesitaba urgentemente de apoyo. A Karamanlis se le ocurrió apelar al sentido de patriotismo de los poderosos armadores griegos "en el exilio". Comenzó por el que en aquellos momentos tenia más a mano, es decir, Onassis, a quíen le preguntó si estaria dispuesto a hacerse cargo de la linea aerea nacional y a desarrollar un gran astiliero de construcciones y reparaciones. Onassis le contesth que estaría dispuesto a arrimar el hombro. Le gustó lo del astillero, y aclaró que no iba a pedir exclusividad alguna ni solicitaria apoyo financiero del gobierno. Y en cuanto a la linea aérea, aseguró que mantendria en sus puestos a los 800 empleados y tripulantes que allí trabajaban, en lasmismas condiciones que venían disfrutando hasta el momento.
Onassis esperaba una contestación rápida a sus propuestas por ambas cosas, pero inexplicablemente comienzan a demorarse los trámites, le hacen esperar, le preguntan de todo. Total que Onassis malició que alguien se le estaba metiendo entre los palos...y acertó. Sucedía que su infaltable concuñado Niarchos tenía muy buenos contactos en la realeza griega, y desde alli Karamanlis era presionado. El primer ministro termina por llamarlo a Onassis (ya establecido en Montecarlo y en el "Christina"). y le pidió si no habia alguna forma de que se entendiera con Niarchos. Onassis se negó en redondo, intimándole a Karamanlis la clase de relación que los desunia. Karamanlis le sugiere entonces que al menos uno de los dos negocios le fuera pasado a Niarchos, a lo que Onassis respondió de inmediato: "Me quedo con la linea aérea. Niarchos que se quede con el astillero, pero con una condición: que acepte lo· mismos términos que yo ofrecia, o sea, nada de monopolio ni de contribución financiera del gobierno griego". Posteriormente, Onassis se enteró que Niarchoshabia aceptado, pero al poco tiempo se las habia ingeniado para modificar a su favor aquellas condiciones.

A fines de 1956, Onassis recibía la línea aerea estatal, consistente en un DC-4 y media docena de DC-3. La rebautizó Olympic Airways. La concecionn era por veinte años, pero dado el monto de las inversiones que proyectaban hacer para convertirla en una gran empresa aerea, obtuvo que le extendiesen el plazo hasta el año 2006e aunque con la reserva, a favor de ambas partes, de llegar a una cancelación anticipada de mutuo acuerdo. Y como no podía con el genio (lo mismo que Niarchos) comenzó a sacarle al gobierno otra serie de ventajas más, incluyendo el monopolio en el abastecimiento y atención en Grecia de las empresas aéreas extranjeras que allí escalaban.
Con la ayuda del francés Francis Fabre, la Olympic Airways comenzó a actuar en Iíneas de largo recorrido con tres DC-6 tomados en arrendamiento a la UTA, la ex empresa de Fabre. En suma, la Olympic Airways contará más adelante con Jumbos y DC-IO, pero jamás tuvo éxito desde el punto dé vista económico. Onassis terminó cansándose de ella. En cambio, Niarchos estaba interesado. Con todo, Ari se daba el gusto de ser el único mortal del mundo con una Iínea aérea nacional propia. A todo esto, cuando en Grecia cambia el gobierno, los políticos comienzan a meterse con éI y a presionar para que devuelva la empresa al Estado. Terminó por hacerlo así, no sin que antes le pagaran 9 millones dedolares. "La vida en Grecia es muy dura; por eso es que no hay judios".
39)La descripción tecnica del "Antartida" aquella "pieza de museo" en el elenco de Histamar.f
40) Véanse los detalles técnicos del "Reconquista" en el elenco de Histarmar.

41) Es del caso explicar qué era eso del "trust". Con motivo del arreglo del "affaire" de los T-2, Onassis se habia comprometido a reorganizar sus navieras norteamericanas de manera de asegurar la posesión y el control de los barcos en manos norteamericanas.
Lo que hizo fue poner el 75% del capital de esas empresas a nombre de sus hijos, nacidos en los Estados Unidos y que mantenían la ciudadania norteamericana, todo ello bajo un "trust" o fideicomiso controlado por el Grace National Bank, hasta que ambos cumplieran los 21 años de edad. A su vez, Onassis retuvo el 25% en manos de su empresa panameaa Ariona. Algo parecido hizo Niarchos aunque sin necesidad de condicionar nada a que nadie llegara a la mayoría de edad. Puso la mayoria del capital a nombre de su hermana, tres años mayor que éI, y nacida, como sabemos. en los Estados Unidos.


Cuando un senador Herbert Zelanko volvió a sacar lo de los T-2 en una investigación parlamentaria, lo quiso enredar diciéndole que sospechaba que éI, Onassis, tenia "un muy señalado interés" dentro del 75% del capital del "trust", Ari lo agarró bien de sobrepique: "Si señor, un señaladísimo interés. Tengo a mis dos hijos, que son ciudadanos norteamericanos".

42) Sir Thomas también le echó en cara Onassis su enfermiza proclividad hacia los pabellones de conveniencia, a lo cual Onassis respondió que la ventaja de recurrir a Panama y Liberia no era apenas por razones impositivas!I. Mucho mas importante que eso era la ausencia de restricciones e interferencias gubernamentales, la libertad cambiaria y la posibilidad de adoptar decisiones con toda la rapidez; esto úItimo, muchas veces, era la diferencia entre hacer un buen o un mal negocio. En resolución; los pabellones de conveniencia eran la mejor forma de convertir en "conveniente" lo "inconveniente".
Fue también por entonces que le llegó el chisme desde los Estados Unidos que Livanos podía "comprar" a sus dos yernos. "Eso es una tontería por todo lo alto. Me sería muy fácil demostrar que Livanos no tiene el dinero suficiente para comprar las colecciones de arte de Niarchos ni mis dos empresas postizas" (alusión a Montecarlo y a la Olympic Airways).
43) Churchill era ya "habitué". Subía (o lo subían) a bordo y ya se iba derecho a la misma cabina de siempre, seguro que estaba preparada para él. También fueron huéspedes a bordo Greta Gar-bo, Agnelli (el de Fiat), y hasta un simpático senador norteamericano con su esplendorosa esposa. Se llamaba John Kennedy. Ella era Jacqueline. En 1957 aparece en la escena (nunca más apropiada esta frase hecha) Maria Callas, que a los pocos momentos de conocerse con Onassis se autocalifican como "los griegos sobrevivientes más famosos del mundo". Ella habia nacido en Estados Unidos de padres griegos, y se había hecho italiana por adopción al casarse con Carlo Meneghini. No es este el sitio dleprofundizar en este episodio amoroso de la vida de Onassis, salvo para decir que un día, alarmado por el futuro de su hija menor, Livanos se larga a Montecarlo para sermonearlo a su yerno. Este, con cajas destempladas, le espeta a don Stavros: "Tengo más de 50 años, soy más rico que Ud., y nunca he sido más feliz en mi vida. No venga a decirme cómo tengo que comportarme.
Los Meneghini terminarán divorciándose y Tina, reclamando la tenecia de los dos hijos, logró lo rnismo en Nueva York. para casarse al poco tiempo con un notable inglés, el marqués de Blandford. Alexander y Christina siempre culparon a la Callas como causante de la separación de sus padres.Nunca se caso Onassis con la Callas, pero al alimón con un viejo armador griego residente en Londres, Panaghis Vergottis, la hicieron armadora, para que ganara un dinero que redondearan sus ingresos operísticos. iTres griegos asociados!. La cosa terminó en un pleito, que más bien tuvo carácter de "encerrona" que Onassis y . Callas le armaron al pobre viejo, yque hubo de llegar en apelación final hasta la mismisima Cámara de los Lores. Los detalles de todas estas mundanidades pueden verse con lujo de detalles en el libro de Peter Evans op.cit.

44)La descripción tecnica del "Alba" puede verse en la pagina en Histarmar

45 y 46)En "Albino" está la descripción técnica del T-2 que era de los grandes, o sea del tipo "Mission", uno de los que Onassis dió de baja de la bandera norteamerícana para pasarlo a la panameña.

47) Veanse los datos los datos técnicos del "Albacara" en la pagina correspondiente al mismo en Elenco.Poco después, nos comentaba Sáez Germain: "Fíjese que el pez se llam a"albacora", pero el animal de Jorge Konialides le puso "Albacara" y asi quedó".

48)A partir de aquí, la vida de Onassis comenzara a transitar momentos de tragedia de Sófocles con fuertes brochazos de Shakespeare. Es asombroso como, un hombre con tantisimas complicaciones en sus negocios, jaqueado al mismo tiempo por múltiples problemas, con una vida sentimental borrascosa, iba a aguantar lo que el futuro inmediato le tenia reservado.

Luego de comprar e instalarse en su isla de Skorpios, con Maria Callas a su lado, una hermana de Jacqueline Kennedy le informa que su hermana acababa de perder un hijo que nació prematuramente, y eso la tenia deshecha. Onassis recordó a aquel maqtrimonio que tuvo a bordo hacia pocos años, sin sospechar que John Kennedy, llegaria a la Presidencia de los Estados Unidos, e invitó a Jacqueline a un crucero en el "Christina" para recuperar su salud. Ella aceptó, pero por aquello del "que dirán", su esposo le acopló un ladero en la persona del Secretario de Comercio. Con todo, el episodio no dejó de causar revuelo en el Congreso, lo que molestó al Presidente, que Ilamó a Jacqueline al "Christina'' para que supiera lo que estaba pasando en Washington.


El 17de octubre de 1963, Jacqueline retornó a los Estados Unidos y el 22 de noviembre, John Kennedy es asesinado en Dallas. Onassis fue oficialmente invitado a los funerales. Aceptó, y allí se hizo presente. Jacqueljne y Onassis comenzaron a frecuentarse clandestinamente, es decir, sin que la familia Kennedy se enterara. El 5 de junio de 1968 Robert F.Kennedy es asesinado. Era quien más celosamente se ocupaba de su cuñada viuda, que ante la nueva tragedia explotó: ''Quiero irme de aqui para siempre''. Jacqueline le díjo después a Ted Kennedy (el úItimo sobreviviente de los hermanos) que proyectaba casarse con Onassis, ante lo cual, como jefe de familia, Ted se fue a verlo a Onassis en Skorpios. Se sospechaba que allí hubo una especie de contrato secreto, para protegerla a Jacqueline económicamente. Al casarse nuevamente, Jacqueline iba a perder su pensión anual de 150.000 dólares como viuda de Kennedy mas otros "fringe benefits". Finalmente, se celebró el matrimonio en Skorpios el 20 de octubre de 1968. El regalo de bodas que recibio Onassis fue el fallo a su favor (y de Maria Callas) por parte de la Cámara de los Lores, en el juicio contra su viejo amigo Vergottis.
Acceden los coroneles al gobierno de Grecia luego de voltear a la monarquía. Su amigo George Papadopoulos era el "gran gurú" de la sítuación, y entonces con el monta el más fabuloso plan de la vida economica griega, el llamado "Proyecto Omega", que representaba una inversión de 400 millones de dólares. Esto Incluia la construcci6n de una tercera refineria petrolera. una refinería de alúmina, una central eléctrica, un astiilero y una terminal aérea. El atractivo para Onassis de todo esto es que le aseguraria trabajo permanente a su flota de buques tanques, en momentos en que seguía la crisis mundial de fletes. Asi, con la concesión de la tercera refineria (ya existían otras dos en Grecia), iban también los "anexos", ya que Onassis compraria el crudo, lo transportaría en sus buques tanques, lo destilaria en la refinería y lo distribuiría a través de una red propia. Sólo que pidió que el proyecto fuera financiado por el gobierno, lo cual distó de caer bien en la opinión pública y provocó sus "ricas podridas" en el triunvirato de coroneles instalados en la cupula. El 8 de marzo de 1969, Niarchos les ofreció a los coroneles un paquete de inversiones de 500 millones de dólares, incluyendo una ayuda financiera a la maltrecha economía pública, a condición de que aquella tercera refinéria petrolera fuera a parar a sus manos y no a las de Onassis.
Esto aumentó el diapasón de los enfrentamientos en el triunvirato y en los escalones más altos del "entourage" gubernamental divididos en dos bandos de sectarios, de acuerdo a cómo habian sido "tocados" por aquellos entrañables concuñados. Y ya que se estaba en el embanderamierito, Ilegó a decirse queetrás de Niarchos estaban las petroleras norteamericanas,' mientras quenassis tenía detrás suyo a la British Petroleum. Menudearon las acusaciones y las réplicas de todos los calibres. El odio florentino entre Onassis y Niarchos se aireaba en la prensa de toda Europa. Hasta que los coroneles salieron con una solución salomónica: Onassis se quedaria con la tercera refineria (que había que construir) y a Niarchos se le transferiria la refineria estatal de Aspropyrgos (en funcionamiento).
En esos momentos (mayo de 1960), Eugenia Niarchos se suicida con una sobredosis de barbitúricos, harta ya de los amoríos clandestinos de Niarchos. Caliente con lo de Grecia, Onassis hizo lo posible para que se lo involucrara a Niarchos en una acusa-. ción de asesinato. Trató Onassis de conseguir apoyo de dos grandes empresas norteamerica nas para lo del Proyecto Omega, pero no hubo nada que hacer, ni aún por el hecho de estar casado con la viuda de un Presidente de los Estados Unidos. Intenta entonces atraer a la Unibn Soviética, y despacha a su amigo Geórgakis a Moscú. Esto se sabe en Washington. Cunde la alarma. Y en octubre de 1971, aparece en Atenas el vicepresidente de los Estados Unidos, Spiros Agnew con todo su "pedigree" griego. Conversa con Papadopoulos y le refresca la memoria sobre la ayuda económica v militar que su pais le viene prestando a Grecia. A poco andar, el gobierno gríego anuncia que el Proyecto Omega ha sido abandonado lo que lleva a Onassis, según su costumbre, a adjudicarle la paternidad de esto a alguien. Esta vez, le tocará a Richard Nixon, entonces Presidente de los Estados Unidos.
Volvamos ahora a mechar cosas de su vída privada con sus negocios. Por entonces, comenzó a pensar en e! futuro de su hija Christina, y sin consultarla para nada, decidió casarla con Peter Cioulandris, de 23 años, heredero de un imperio naviero y a quien la hija de Onassis le gustaba horrores. La familia Goulandris poseía cuatro empresas navieras que acumulaban una flota de 135 barcos, cuyo valor se estimaba en 1.500 millones de dólares. Encima, la madre de Peter, pertenecía a la familia de los Lemos, aun más rica que los propios Goulandris. Pero Christina, poco después de que su padre le hizo saber su ''diktat'', conoció en Montecarlo a un "play boy", llamado Joseph Bolker. de 50 años, y se enamoró perdidamente de él, a pesar de que la duplicaba en edad y de que Bolker venia de dos divorcios y era padre de cuatro hijas. Además - para disgusto de Onassis- era norte americano, y judio por añadidura. Christina lo <<empaquetó>> y terminaron casandose. Onassis estaba en Skorpios celebrando los 42 años de Jacqueline, cuando le dieron la noticia. Se puso hecho una fiera, al extremo de decirse que Bolker había desplazado a Niarchos en su escala de odios. Recuérdese que al cumplir 21 años, Christina debía recibir aquel "trust" norteamericano montado por Onassis en los Estados Unidos cuando el último acto de los T-2, un fortunón calculado en 75 millones de dólares. Onassis enmendó aquella disposición, estableciendo que aquella fortuna solamentee sería entregada cuando se divorciara de Bolker.
No se habia repuesto de este cimbronazo, cuando se anoticia de que Tina se divorcia del marqués inglés, y se casa con nada menos que Niarchos. Esto ]o pone fuera de si con Niarchos, aquella mujer que, después de todo, era la madre de sus hijos!. Apenas fue consuelo enterarse que Iuego de tres meses de matrimonio, Christina se divorciaba de Bolker y desde ese momento se entregaba a la más inverosímil y enloquecida "Dolce'Vita". Por otro lado, Onassis ya se estaba cansando de Jacqueline, que gasta ba dinero frenéticamente y en las más asombrosas extravagancias. Reanudó sus relaciones con María Callas.
A principios de 1973, y por lo visto ya en racha de calamidades, Onassis recibió el golpe más espantoso de toda su vida. Su hijo Alexander se mata en un accidente de aviación. Cayó en la misantropia más irrescatable, sin perder, eso sí, su constante de achacar a otros la culpa de sus desventuras. A quien quisiera oirlo, Onassis le decia que aquello era la obra de un sabotaje en el avión, perpetrado de consuno entre la CIA y Papadopoulos.
En el verano de ese mismo año, el negocio de los buques tanques pegan un formidable salto hacia arriba, cuando la segunda guerra egipcio-israelí. Volvió a rehabilitarse en plenitud la ruta del Cabo de Buena Esperanza. Los buques tanques de gran tamaño del tipo VLCC y ULCC (o sea, de más de 100.000 TPB y de más de 300.000 de TPB) llegaban a ganar 4 millones de' dólares en un solo viaje desde Kuwait a Europa. Con utilidades de 12 millones de dólares al mes producida por su flode de más de 100 barcos, y con el consumo de petróleo creciendo a una tasa del 8% anual. Onassis encargó otros cuatro VLCC en Japón y dos ULCC en Francia. Pero Ilegó.el mes de octubre de 1973, y el mercado de fletes de los buques tanques fué desflecandose aceleradamente, como consecuencia de la acción de los arabes para desalentar a Occidente en su apoyo a Israel. Más de la tercera parte del tonelaje de Onassis entró en amarre, y se vió forzado a cancelar los dos ULCC encargados a astilleros franceses. Onassis ya no era el mismo. Comenzó a vivir de los recuerdos. Como demostración de que los agravios habian sido sepultados con su hijo Alexander, invitó a Tina y a Niarchos a visitar la tumba que le erigió en Skorpios, volvió al "escabio" incontrolado y le daba por cantar viejas canciones griegas.
· Por ahí trató de sobreponerse, y como contrapartida.al fracaso del Proyecto Omega, se le metió en la cabeza cnstruir una gran refineria petrolera en la costa atlántica de los Estados· Unidos, para actuar como "reactivadora" de sus buques tanques sin trabajo. Sus técnicos le eligieron el sitio: Durman Point, en New Hampshire. Se fue a los Estados Unidos para promover personalmente el proyecto, pero se le vinieron encima los ecologistas, y la idea no tuvo andamiento. Mientras tanto, no pasaba semana sin que uno de sus buques tanques entrara al fatidico "laid up". Se sentía cansado. Estaba acusando evidentemente los efectos de tantos sinsabores. En el vuelo de regreso desde Durman Point a NuevaYork -Jacqueline estaba con el- se fue para la parte trasera de la cabina, dió orden de que no lo molestaran, y se puso a redactar su testamento de puño y letra. A Jacqueline y sus hijos (no obstante que pensaba divorciarse de ella) les dejaba una suculenta anualidad. Dispuso que se creara la Fundación Alexander Onassis, en memoria de su hijo, para promover el desarrollo de ia ciencias y las artes. Su imperio naviero se concentraría en dos "holdings", a los que Ilamó Alfa y Beta, que pasarían a poder de Christina.
Después aflojó en el "trago" y hasta volvió a amigarse con Rainiero. Asimismo, comenzó a pensar en Christina como "shipping woman", y tuvo en ese sentido la buena idea de ponerla bajo la conducción de su mejor amigo de siempre, Costa Gratsos. La chica demostró tener pasta para el negocio naviero, aunque seguia emocionalmente muy inestabie. Llegó a sacarle una promesa a Christina de casarse con Peter Goulandris, que siempre la recordaba. Jacqueline hacia vida separada, desentendiéndose de Ari, sus problemas familiares y sus negocios. A pesar de su declarado odio contra los Estados Unidos cuando el asesinato de Robert Kennedy, la mayor parte del tiempo la pasaba alli con sus hijos. El 3 de febrero de 1975 le avisan desde Atenas que Ari habia sufrido un ataque, y que él mismo había decidido que lo Ilevaran a París para ser sometido a una intervención quirúrgica. Por entonces estaba leyendo el libro de Noel Mosteret titulaldo "Supership", que en síntesis es la historia novelada de las monstruosidades a que puede dar lugar la operación de los buques tanques de 500.000 TPB.
Christina y Peter Goulandiris se habian comprometido, y fueron darle la buena noticia a Onassis, en la clínica en que estaba internado. Llega Jacqueline, y ve que su mando se está recuperando, por lo que decide volverse a los Estados Unidos. El 15 de marzo de 1975, Onassis muere. A Jaqueline la noticia la pilla en NuevaYork. Retorna a París precipitadamente. Onassis fue enterrado en su isla dle Skorpios.
A partir de ese momento, Christina toma el timón... pero esto ya es otra historia, sobre la cual hay abundante documentación. Pero ya es cosa de parar aqui, pues de lo contrarip, podriamos continuar hasta las Calendas Griegas, dicho esto con ánimo de retruécano.
BIBLIOGRAFIA
Aurelio y Anselmo González Climent, "Historia de la Marina Mercante Argentina", tomos IV; V y VI (Buenos Aires. 1972/3).
Instituto de Estudios de la Marina Mercante Argentina (IEMMA), "Anuarios"(Buenos Aires. 1975 a 1963).
Instituto de Estudios de la Marina Mercante Iberoamericana (IEMMI), "Anuarios" (Buenos Aires, 1961 a 1968).
Willi Frischauer, Onassis'· (Nueva York,1968).
Peter Evans, "Ari. the life and time of Aristoteles Socrates Onassis" (Londres,1986).
Emanuel Kulundis. "Ships loved and painted" (Nueva York, 1977).
Victor Franco. "Niarchos, un conquérant des mers" (Paris. 1960

Ultima edición fue por agusting el 12-09-2008 a las 02:43.
agusting está  desconectado  
Old 13-09-2008, 22:10   #8 (permalink)
SCG
 
Registrado: 09-11-2007
Mensajes: 2,507
Gracias otorgadas: 305
Agradecido 1,107 veces en 490 Mensajes
Re: Aristóteles Onassis: De lavaplatos en Argentina a "El griego de ORO".

Muchas gracias Agustín. Hace tiempo que quería saber más acerca de Onassis, ahora lo paso al word y lo leo

Saludos!
SCG está  desconectado  
Old 23-10-2008, 11:55   #9 (permalink)
 
Registrado: 20-03-2007
Mensajes: 58
Gracias otorgadas: 0
Agradecido 2 veces en 2 Mensajes
Re: Aristóteles Onassis: De lavaplatos en Argentina a "El griego de ORO".

La mayoría de nosotros somos emprendedores en negocios que nos gustan o nos dan placer. El hombre era un emprendedor per se. No sé qué tanto podría interesarle el tabaco o los barcos, el objetivo de Aristóteles era la actividad emprendedora en sí. Yo no podría hacerlo de esa forma, pero es una actitud envidiable!
DavidTG está  desconectado  
Old 02-10-2009, 23:12   #10 (permalink)
 
Registrado: 18-05-2009
Mensajes: 152
Gracias otorgadas: 0
Agradecido 0 veces en 0 Mensajes
Re: Aristóteles Onassis: De lavaplatos en Argentina a "El griego de ORO".

Cita:
Esta noticia caló hondo en el pensamiento de “Ari” que lo adaptó a una nueva forma de ganar dinero. Inmediatamente pidió ser transferido al turno de noche.

Así empezó con el “espionaje telefónico”
Fea la actitud, lastima que así halla comenzado....
lvaleria está  desconectado  
 

Bookmarks

Etiquetas
aristoteles, griego, onassis, oro.

Herramientas de Tema
Modos de Exhibición

Reglas de Mensajes
You may not post new threads
You may not post replies
You may not post attachments
You may not edit your posts

BB code is Habilitado
Las Smilies están Habilitado
El Código [IMG] está Habilitado
El Código HTML está Deshabilitado
Trackbacks are Deshabilitado
Pingbacks are Habilitado
Refbacks are Habilitado

LinkBacks (?)
LinkBack to this Thread: http://www.empresores.com/foros/12622-aristoteles-onassis-de-lavaplatos-argentina-griego-de-oro.html
Mensaje Por For Type Fecha
biomillonarios This thread Refback 26-04-2010 01:45


Los Horarios son: GMT -2. La Hora Actual es: 14:46.

Powered by: vBulletin Version 3.7.2
Copyright ©2000 - 2014, Jelsoft Enterprises Ltd.
Content Relevant URLs by vBSEO
Copyright Empresores SA


1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15 16 17 18 19 20 21 22 23 24 25 26 27 28 29 30 31 32 33 34 35 36 37 38 39 40 41 42 43 44 45 46 47 48 49 50 51 52 53 54 55 56 57 58 59 60 61 62 63 64 65 66 67 68 69 70 71 72 73 74 75 76 77 78 79 80 81 82 83